Toluca.- Revendedores para el duelo entre Toluca y Chivas hicieron de las suyas, pero le cargaron la mano a la afición visitante en el encuentro de ida.
Los precios del boletaje oscilaban entre los mil 800 pesos y los dos mil 500, para los seguidores de los Diablos, mientras que los del Rebaño debían pagar entre los dos mil y los tres mil pesos.
Dicha situación causó molestia entre los aficionados de Chivas, pues se piensa que esta medida fue impuesta para que las tribunas del Nemesio no se vean pintadas de rojiblanco.
Algunos seguidores del Guadalajara tuvieron que quitarse la playera de su equipo para poder acercarse a los revendedores y que el precio no se les elevara.
“Es una grosería que los revendedores incrementen el precio sólo porque somos aficionados de las Chivas, si fueran inteligentes podrían dar los boletos más baratos y así vender todos”, comentó un aficionado.
La policía hizo caso omiso al llamado de algunos fanáticos que intentaron denunciar los abusos de la reventa el  día de ayer.
Firma agencia

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...