compartir en:

Las autoridades alemanas hacían los últimos preparativos en Fráncfort el domingo antes de que los expertos desactivaran una enorme bomba de la II Guerra Mundial, en una operación que incluía evacuar a más de 60 mil vecinos.

Pacientes ingresados en hospitales y personas ancianas estaban entre los afectados por la que sería la mayor evacuación en Alemania en la historia reciente.

Trabajadores de construcción encontraron el lunes la bomba británica, de 1.8 toneladas. Las autoridades han ordenado a los residentes que evacúen las casas en un radio de 1.5 kilómetros en la capital financiera alemana.

Docenas de ambulancias acudieron a la zona para recoger a cualquiera que no pudiera salir por su cuenta de la zona de peligro.

Las operaciones de esta clase siguen siendo habituales, 72 años después de que terminara la guerra. Unas 20 mil personas fueron evacuadas el sábado en la ciudad occidental de Koblenz antes de que los especialistas desarmaran una bomba estadounidense de 500 kilos.