A través de observaciones hechas con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, un grupo de astrónomos descubrió que el universo se expandirá más rápido ahora de lo que se esperaba de su trayectoria poco después del Big Bang.

Los resultados de las mediciones de la tasa de expansión del universo obligan a los especialistas a considerar que sea evidencia de algo inesperado, sin embargo, sugieren que puede haber nueva física para explicar la incoherencia.

“La comunidad realmente está tratando de comprender el significado de esta discrepancia”, dijo el investigador principal y Premio Nobel Adam Riess.

Para el desarrollo del proyecto el equipo de Riess empleó mediciones que se usan para calcular la velocidad a la que se expande el universo con el tiempo, valor conocido como constante de Hubble.

El nuevo estudio amplía la cantidad de estrellas analizadas a distancias hasta 10 veces más alejadas del espacio que los resultados previos de Hubble, destacó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, los resultados de Riess refuerzan la disparidad con el valor esperado derivado de las observaciones de la expansión del universo temprano, hechas por el satélite Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) que mapea el fondo de microondas cósmico.

De acuerdo con la agencia espacial estadunidense, la diferencia entre ambos es de nueve por ciento. Las nuevas mediciones de Hubble ayudan a reducir la posibilidad de que la discrepancia en los valores sea una coincidencia de uno en cinco mil.

El resultado de Planck predijo que el valor constante de Hubble ahora debería ser de 67 kilómetros por segundo por megaparsec (3.3 millones de años luz), y no podría ser superior a 69 kilómetros por segundo por megaparsec, destaca la NASA.

Lo anterior, refiere que por cada 3.3 millones de años luz más lejanos una galaxia es de nosotros, ésta se mueve 67 kilómetros por segundo más rápido.

No obstante, el grupo científico de Riess midió un valor de 73 kilómetros por segundo por megaparsec, lo que indica que las galaxias avanzan a un ritmo más rápido que las observaciones del universo temprano.

Los datos de Hubble son tan precisos que los astrónomos no pueden descartar la brecha entre los dos resultados como errores en una única medida o método, plantea la NASA.

“Ambos resultados se han probado de múltiples maneras, por lo que salvo una serie de errores no relacionados. Es cada vez más probable que esto no sea un error sino una característica del universo”, explicó Riess.

El científico dijo que algunas explicaciones para la diferencia, es que la energía oscura, que acelera el cosmos, aleja a las galaxias una de la otra con fuerza mayor o creciente.

La aceleración misma puede no tener un valor constante en el universo, sino que cambia con el tiempo en este.

Otra teoría es que el universo tiene una nueva partícula subatómica que viaja cerca de la velocidad de la luz, denominadas en su conjunto “radiación oscura” e incluyen neutrinos, que se crean en reacciones nucleares y desintegraciones radiactivas.

A diferencia de un neutrino normal, que interactúa por una fuerza subatómica, la nueva partícula se vería afectada sólo por la gravedad, llamada “neutrino estéril”.

Riess y el grupo de expertos continuarán el trabajo para afinar la velocidad de expansión del universo, a fin de dar respuesta a esta discrepancia.