Rodolfo Ferro Pérez, estudiante de la Universidad de Guanajuato, busca contribuir al desarrollo científico de México y el mundo con un software que podrá identificar las emociones humanas a través de la temperatura del cuerpo.

“Clasificación de emociones por termografía” se llama el proyecto en el que actualmente está trabajando, como parte su tesis de licenciatura en esa casa de estudios.

“(Mi tesis consiste en) clasificación de emociones pero no a través de expresiones sino que nosotros estamos usando algo más, termografía (…) Con termografía se obtienen señales fisiológicas de temperatura que son más difíciles de truquear”, explicó.

Esta herramienta podría tener muchas utilidades en los próximos años, pero en especial en la medicina, ya que los psicólogos podrían emplearla para conocer el estado de ánimo de sus pacientes, al brindar consultas a distancia.

 

“Imagina al fututo el hecho de poder identificar qué emoción tienes, puedes pensar en cosas desde la parte psicológica; si tú eres un psicólogo y puedes brindar tratamiento a distancia sería muy importante saber lo que está sintiendo el paciente”, explicó.

Y, si lo hace la computadora, abundó, y solo te está dando resultados, es dar un paso hacia el desarrollo del futuro que se viene, “quizá ahorita solo se vea como un clasificador pero la aplicación es muy amplia”.

 

En entrevista con Notimex, Ferro Pérez explicó que está trabajando con técnicas de aprendizaje de máquina, el cual contiene una serie de instrucciones que determinan las acciones que realizará un dispositivo.

“La computadora va a aprender a identificar qué emociones son las que estás sintiendo, puedes pensarlo como, por ejemplo, Snapchat, que es oólo un programa y te pega una máscara en la cara, imagínate algo así pero con algo más científico”, explicó.

El joven, quien cursa la licenciatura en Matemáticas y recientemente estuvo colaborando en un proyecto en la Universidad de Harvard, señaló que este avanza en la interacción humano-computadora.

 

“Esta parte de interacción humano-computadora resulta ser muy interesante, relevante y necesaria que se trabaje porque es el futuro de cómo vamos a estar interactuando las personas con los nuevos dispositivos tecnológicos o con software”, expresó.

Apuntó que las tecnologías de información y comunicación ya empiezan a revolucionar en la medicina, y es por ello que él busca contribuir al desarrollo científico de México en esta materia.

“El fin principal de este proyecto es la contribución al desarrollo de nueva ciencia y nueva tecnología y el conocimiento (…) Hasta ahora no lo estamos pensando en un fin específico, además de la creación de nuevo conocimiento”, comentó.

Por otra parte, expresó su satisfacción porque los centros de investigación en México son de alto nivel, sin embargo, consideró que hace falta invertir más en ciencia y tecnología.

 

“Creo que las personas que trabajan en ciencia y tecnología lo hacen con aportes al futuro, con aportaciones que no solo se quedan en México sino a nivel internacional y dejan en alto el nombre de México”, dijo al tiempo que pidió más apoyo de las instituciones.

El talento de los jóvenes mexicanos es grande y nuestro nivel está para dar competencia a universidades de renombre mundial, pero hace falta motivar a más estudiantes para que cursen una carrera que ayude al desarrollo científico, abundó.

“No soy la única persona que está haciendo ciencia, hay muchos estudiantes mexicanos que están afuera del país justo ahora, hay otros que hicieron veranos en diversos centros de investigación muy importantes en el mundo”, refirió.