Cuernavaca, MORELOS.- El sismo del 19 de septiembre puso en los ojos de sismólogos internacionales la zona centro y sur de México, quienes después del hecho siguieron investigando la razón del movimiento telúrico.
     Según la Unión Geofísica Americana, debido a la geometría y textura de la placa tectónica ubicada bajo los estados cercanos de Puebla y Oaxaca, entre ellos Morelos, hay más posibilidades de que ocurra un temblor similar al del año pasado.
En su reciente artículo publicado en Geophysical Research Letters, definen el terremoto como “peculiar” y exponen sus descubrimientos a seis meses del hecho que devastó de Jojutla, gran parte de Morelos, Puebla, Guerrero y la Ciudad de México.
“Continuamos estudiando ese sismo, tratando de comprender qué fue lo que sucedió bajo la tierra”, refieren.
Asimismo explican que desde que ocurrió han analizado datos de las redes nacionales de instrumentos sísmicos y de GPS de alta calidad distribuidos a lo largo del país, que midieron con detalle la sacudida, pues quisieron saber qué fue lo que ocasionó y si es posible saber si volverá a ocurrir.
Descubrieron que el terremoto que denominaron “de Puebla-Morelos”, fue distinto al ocurrido en 1985, de 8.1 grados escala de Richter, pues este tuvo epicentro en las costas del Océano Pacífico, mientras que el de 2017 tuvo epicentro tierra adentro, 100 kilómetros al sur de la Ciudad de México, y sólo existen cinco sismos similares en el territorio mexicano desde 1920.
Precisan que la mayoría de los grandes sismos ocurre por el choque de la placas una sobre otra, sin embargo en México la placa cambio de dirección.
“La placa subducida, que está compuesta de rocas densas y pesadas, cambia de trayectoria. Se dobla hacia arriba, emplazándose de forma horizontal debajo de la otra placa. Esta configuración tan peculiar continúa así por unos 200 km más tierra adentro”, a esto lo denominan como un sismo de flexión, que al doblarse y romperse parte de la placa se generan ondas sísmicas que provocan el sacudir del terreno.
El doblez de la placa fue a lo largo de la zona centro y sur del país, es donde existe potencial de sismos de flexión, desde Michoacán hasta Oaxaca, los cuales son peligrosos y devastadores para el territorio que está poblado,indicaron.
“Ello sugiere la posibilidad de otro sismo similar, esta vez quizás aún más cerca, ya que la zona del doblez aquí se extiende hasta las proximidades de Cuernavaca, a sólo 50 kilómetros del extremo sur de la Ciudad de México”.
“No sabemos si ocurra mañana, en un año o en un siglo”, concluyeron.

Franja de colores blanco a rojo
Es la zona donde hay potencial para sismos de ‘flexión’, en la cual la placa tectónica se dobla hacia abajo de forma drástica (abarca gran parte de Morelos). Sólo 5 sismos como el de 2017 han ocurrido en esta zona en el último siglo.

Fuera de lo ordinario
Los grandes sismos usualmente ocurren frente a las costas del Océano Pacífico.

Por: José Luis Azcárate
[email protected]