Aunque no se ha descubierto cura alguna para la enfermedad, el tratamiento con antirretrovíricos (ARV) eficaces permite mantener controlado el virus y prevenir la transmisión para que tanto las personas infectadas como los que corren riesgo de contagio puedan llevar una vida saludable, larga y productiva.

El VIH/SIDA no es una enfermedad exclusiva de homosexuales, prostitutas o drogadictos, sino que es una enfermedad en la que todos estamos en riesgo si no tomamos las medidas de prevención necesarias, sin embargo, la discriminación que sufren las personas que viven con VIH/SIDA no sólo tiene que ver con su enfermedad sino que normalmente se asocia a llamados grupos de riesgo (personas homosexuales, las que se dedican a la prostitución o que usa drogas intravenosas), estigmatizando así a grupos de personas que de por sí se encuentran en una posición vulnerable y manteniendo mitos que evitan la comprensión y prevención de esta enfermedad.
Este estigma no sólo se manifiesta en las instituciones prestadoras de Servicios de Salud, si no que es común la creencia (por falta de conocimiento u otras razones) de que el contagio de esta enfermedad puede darse por la simple convivencia como se demuestra en la Encuesta Nacional Sobre Discriminación en México (CONAPRED, 2010); en la que 35.9% de las personas encuestadas declararon que no aceptarían que en su casa viviera una persona con VIH/SIDA.

#HazteLaPrueba del #VIH

¿Por qué es aconsejable realizarme una prueba de detección?
Porque es la única manera de saber si se tiene VIH.
Para que no vivas con incertidumbre.
Para proporcionarte cuidados especiales en beneficio de tu salud.
Para que ejerzas tu vida sexual de una manera plena y responsable.

SEROPOSITIVO
Se llama seropositivo al individuo que presenta en sangre anticuerpos que, cuando se le somete a la prueba diagnóstica apropiada, confirman la presencia de anticuerpos específicos de un determinado agente infeccioso.
En el caso de la infección por VIH, por ejemplo, una persona seropositiva puede ser portadora del virus en la fase inicial de la infección, y no padecer la enfermedad.

Según estadísticas de CENSIDA hay grupos poblacionales que merecen especial atención, por correr un mayor riesgo de infección por el VIH esto debido a sus prácticas de riesgo, con independencia del tipo de epidemia y de la situación local: Los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, son los principales afectados, así como los consumidores de drogas inyectables, los presos y personas que están recluidas en otros entornos, los trabajadores sexuales y sus clientes, además de los  transexuales, sin embargo, todos estamos expuestos a esta enfermedad.

*Casos por entidad federativa de Enfermedades de Transmisión Sexual hasta la semana epidemiológica 44; SIDA hasta la 46 del 2017

SON JÓVENES LOS MÁS VULNERABLES
México tiene una prevalencia de VIH en la población de 15 a 49 años del 0.3 por ciento, lo que significa que 3 de cada mil personas viven con VIH en ese grupo de edad, lo cual muestra una tendencia estable, según información del CENSIDA.

5 lugar es el sitio que ocupa Morelos con más casos nuevos de SIDA en el país.

147 personas han sido diagnosticadas con VIH/SIDA en Morelos, de enero a noviembre de este año.

134 hombres y 13 mujeres *
 

36.7 millones de personas viven con VIH en el mundo, al cierre de 2016.

SON JÓVENES LOS MÁS VULNERABLES
México tiene una prevalencia de VIH en la población de 15 a 49 años del 0.3 por ciento, lo que significa que 3 de cada mil personas viven con VIH en ese grupo de edad, lo cual muestra una tendencia estable, según información del CENSIDA.

Casos Notificados de VIH y SIDA, según Evolución en México de 1983 a 2017*

TOTAL

260,815  personas diagnosticadas con Vih o Sida en México.

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana causa la infección por el VIH. El SIDA es la fase más avanzada de esa infección, las personas pueden tener el virus del VIH por muchos años sin desarrollar el cuadro infeccioso que se le  denomina SIDA, con una detección oportuna y un tratamiento adecuado se puede evitar llegar a esa complicación.

32 personas diagnosticadas con VIH murieron en México.

VIH 69,479 personas diagnosticadas con VIH en México.

1,234 personas diagnosticadas con VIH se desconoce si están vivos o muertos  en México.

68,213 personas diagnosticadas con VIH están vivos en México.

*Información preliminar
 al 30 de junio de 2017.
Fuente: SUIVE/DGE/SS.
 Sistema de Vigilancia Epidemiológica de VIH/SIDA.
Proceso: Dirección General de Epidemiología/SS.

SIDA
191,336 personas diagnosticadas con SIDA en México.

76,010 personas diagnosticadas con SIDA viven en México.

14,664 personas diagnosticadas con SIDA se desconoce si están vivos o muertos en México.

100,662 personas diagnosticadas con SIDA murieron en México.

1 de cada 3 defunciones  asociadas al VIH es por tuberculosis.
La tuberculosis es la enfermedad que padecen con más frecuencia las personas infectadas por el VIH y la que causa más defunciones entre ellas. Es letal si no se detecta y se trata, y constituye la principal causa de muerte en los VIH-positivos.

DEL VIH AL SIDA
El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de defensa contra las infecciones y contra determinados tipos de cáncer. A medida que el virus destruye las células inmunitarias e impide el normal funcionamiento de la inmunidad, la persona infectada va cayendo gradualmente en una situación de inmunodeficiencia. La función inmunitaria se suele medir mediante el recuento de linfocitos CD4.
La fase más avanzada de la infección por el VIH es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA, que en función de la persona, puede tardar de 2 a 15 años en manifestarse. Las personas que padecen SIDA pueden contraer ciertos tipos de cáncer e infecciones o presentar otras manifestaciones clínicas de gravedad que lo pueden llevar a la muerte sin un tratamiento adecuado.

Transmisión
El VIH se transmite a través del intercambio de determinados líquidos corporales de la persona infectada, como la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales.

Hay algunos comportamientos que aumentan el riesgo de que una persona contraiga el VIH:

No es posible infectarse en los contactos ordinarios cotidianos como los besos, abrazos o apretones de mano o por el hecho de compartir objetos personales, agua o alimentos.

Las pruebas de detección han de ser voluntarias:
se debe reconocer el derecho de las personas a declinar someterse a ellas. La realización obligatoria o bajo coacción, ya sea por un profesional sanitario, una autoridad, la pareja sexual o un familiar, es inaceptable, pues es contraria a la buena práctica de la salud pública y constituye una violación de los derechos humanos.

Signos y síntomas
Los síntomas de la infección por el VIH difieren según la etapa de que se trate. Aunque el máximo de infectividad se tiende a alcanzar en los primeros meses, muchos infectados ignoran que son portadores hasta fases más avanzadas. A veces, en las primeras semanas que siguen al contagio la persona no manifiesta ningún síntoma, mientras que en otras ocasiones presenta un cuadro seudogripal con fiebre, cefalea, erupciones o dolor de garganta.
A medida que la infección va debilitando el sistema inmunitario, la persona puede presentar otros signos y síntomas, como:

En ausencia de tratamiento pueden aparecer enfermedades graves como tuberculosis, meningitis criptocócica, infecciones bacterianas graves o cánceres como linfomas o sarcoma de Kaposi, entre otros.

Diseño Gráfico:  
Fernando Patricio Santamaria

Información obtenida de:
Organización Mundial de la Salud
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs360/es/

CENSIDA
https://www.gob.mx/censida
https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/275582/Boletin_D_aMundial...