compartir en:

México.- Si en estas vacaciones de verano viajas a la playa y de pronto te ves sorprendido por olas de hasta 10 metros de altura y marejadas que inundan la playa, puedes estar ante el fenómeno denominado mar de fondo, que se registra principalmente entre los meses de mayo y noviembre.

Pero cuidado, porque la corriente de resaca, fenómeno propio del oleaje, que regresa el agua de la orilla hacia el mar abierto podría arrastrar hasta al nadador más experimentado.

Por ello en caso de que “el mar se salga” y las olas te arrastren lejos de la playa, la Secretaría de Gobernación recomienda, primero que todo, mantener la calma ya que este tipo de oleaje no hunde, además de no nadar contracorriente ya que sólo se gastan energías.

Lo que debes hacer es nadar en diagonal y paralelo a la orilla para salir de la corriente, así como flotar si te cansas, de acuerdo con las recomendaciones de la dependencia federal.

Otra de las sugerencias en caso de que el mar de fondo te jale es que llames la atención del salvavidas para que acuda en tu ayuda.

Para evitar percances, cuando haya mar de fondo, no camines cerca en la playa, respeta las indicaciones y señalamientos del guardavidas y de Protección Civil; evita nadar en el mar, practicar deportes y diversiones acuáticas.

También es recomendable retirar las palapas, mesas, camastros y todas las cosas que puedan ser arrastradas al mar por las olas, y alejar de los embarcaderos las lanchas pequeñas.

El mar de fondo puede ocurrir todo el año en las costas del océano Pacífico, así que si estás de vacaciones, o planeas ir a la playa atiende a estas recomendaciones. Mantenerte informado y atento a los avisos meteorológicos y de Protección Civil.