compartir en:

 La población estadunidense tendrá el privilegio de presenciar este 21 de agosto un eclipse solar total en el territorio continental de Estados Unidos, el primero en 99 años, mientras que en Canadá se le podrá ver en forma parcial.

Millones de personas experimentarán aproximadamente dos minutos y medio de oscuridad en medio del día, mientras que las aves y otros animales comenzarán sus rutinas de crepúsculo, creyendo que la noche está a punto de instalarse.

Aunque hay otros tipos de eclipses solares –parciales y anulares, por ejemplo, donde sólo una parte del sol está cubierta– nada se compara con un eclipse solar total, destacó Radio Canadá Internacional.

Estos extraños y fascinantes espectáculos celestes tienen lugar cuando la luna se alinea entre la Tierra y el Sol, impidiendo el paso de la luz solar y ensombreciendo nuestro planeta. Mientras que la Tierra gira, esta sombra se mueve a unos dos mil 250 kilómetros por hora, a lo largo de una línea llamada “el camino de la totalidad”.

Sólo quien observa el cielo desde dentro de este arco (normalmente, de unos 16 mil kilómetros de largo y unos 160 de ancho) puede presenciar un eclipse total. Quien se encuentra cerca de él ve un eclipse solar parcial en el que no desaparece todo el sol. Los que se encuentran más lejos no ven nada de nada, indicó National Geographic.

Un eclipse total comienza como si el sol hubiera recibido un mordisco apenas apreciable. Durante la siguiente hora, más o menos, esta mancha crece y finalmente consume el sol, convirtiendo el día en noche. Este estado, llamado totalidad, puede durar hasta siete minutos y medio, aunque normalmente se queda en la mitad de eso.

Durante la totalidad, la única parte visible del sol es su corona, la atmósfera externa, por lo general oculta, que brilla en la oscuridad como un aro de fuego. Cuando el sol comienza a reaparecer, a menudo existe un brillo centelleante en un punto de la corona que da lugar a lo que se conoce como el efecto del anillo de diamantes. En el espacio de una hora, la luz solar regresa.

En algún lugar de la Tierra, hay un eclipse solar total alrededor de una vez cada 18 meses por un destino científico extraño. De casualidad, la luna, a una distancia media de unos 386 mil kilómetros de la Tierra, tiene el mismo tamaño en el cielo que el Sol, que está a una distancia promedio de 149.6 millones de kilómetros.

En tanto, en Canadá, existe la posibilidad de disfrutar de un eclipse parcial, con la luna cubriendo la tierra en un 89 por ciento en Victoria, Columbia Broitánica, hasta un 13 por ciento en Resolute, Nunavut.

 

Para la mayoría de las principales ciudades canadienses, verán en cualquier lugar desde el 40 por ciento en St. John’s, Terranova, a alrededor del 75 por ciento en Toronto y alrededor del 80 por ciento en Calgary y Regina.