compartir en:

Toluca.- El gobernador Eruviel Ávila Villegas anunció que el Estado de México se convierte desde hoy, en la primera entidad del país en poder tratar pacientes con mariguana medicinal, luego de que la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizara la importación del medicamento.

“Si tiene un paciente con estas características, que previo estudio médico, análisis médico, se dictamina que puede hacer uso de la mariguana medicinal para tratarlo y para evitar una serie de síntomas que ya se han referido, el Estado de México va apoyar con mucho cariño, mucho gusto, principalmente a los menores que lo requieran”, afirmó el mandatario en un comunicado.

Al inaugurar el Centro de Salud de San Martín Totoltepec, detalló que luego de que el Congreso de la Unión aprobara el uso de la cannabis, la entidad solicitó ante la Secretaría de Salud su uso en beneficio de los pacientes mexiquenses, recibiendo el aval de Cofepris.

En presencia de médicos que laboraran en la nueva clínica, señaló que el gobierno estatal está a favor del uso medicinal de la mariguana, ya que sirve como opción para el tratamiento del dolor de diferentes enfermedades como la epilepsia refractaria, esclerosis y el Parkinson.

Además tiene propiedades anti cancerígenas, ayuda en la curación de la fractura de los huesos y a tratar el insomnio, entre otras.

El titular de la Secretaría de Salud, César Gómez Monge, detalló que sólo podrán acceder al tratamiento medicinal con cannabis los pacientes que sean prescritos clínicamente mediante receta médica, con base en el diagnóstico clínico, y sólo deberán esperar una semana para comenzar con su tratamiento, una vez que se haga la importación autorizada por la Cofepris.

Eruviel Ávila informó que ya se trabaja con el ISEM, el ISSEMYM y el Hospital del Niño, en identificar a los candidatos a recibir el tratamiento, que está comprobado que disminuye el dolor de sus padecimientos.

Tras cortar el listón inaugural del Centro de Salud, el mandatario indicó que en él se prestarán servicios de medicina general, medicina preventiva, curaciones, citología, hidratación oral, estimulación temprana y somatometría, para evitar que los vecinos de la localidad se trasladen a hospitales más lejanos.

Además se contará con un médico general, enfermera, nutrióloga y dos enfermeras de campo.