compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- El Tesorero del Ayuntamiento de Cuernavaca, Alejandro Villarreal Gasca, aseveró que es urgente aprobar un refinanciamiento para sacar de la crisis económica a los ayuntamientos.
Expuso que la propuesta del ejecutivo estatal sobre la aportación del dos por ciento de retención del Fondo de Rescate de los Municipios, no permitirá el rescate financiero que requieren las administraciones municipales, pues esta propuesta aprobada por los diputados locales será para atender las demandas laborales.
Por lo anterior, señaló la urgencia de que los legisladores aprueben un refinanciamiento acorde a las necesidades de los ayuntamientos para que se registre un desarrollo en sus comunidades y atender las demandas sociales.
El funcionario aseguró que los diputados locales deben tomar en cuenta el escenario que se prevé para este año, económicamente hablando, y analizarlo a detalle, así como aprobar un refinanciamiento para rescatar a los ayuntamientos.
Villarreal Gasca consideró que los legisladores, antes de concluir el periodo de sesiones, debieron analizar a detalle el problema de los municipios para que a principios de este año ya quedaran listos los montos de refinanciamiento para ellos.
Asimismo, señaló que la aportación del dos por ciento para sanear los problemas de los laudos, no es la solución para atender la problemática de la crisis, pues este tema no es el único que perjudica las finanzas municipales.
En el caso de Cuernavaca, el Tesorero municipal recordó que existe una deuda de alrededor de mil 500 millones de pesos que es heredada por las administraciones pasadas y que mantiene también atada a a actual administración para atender las demandas sociales de una manera más rápida.

"Deben tomar en cuenta el escenario que se prevé para este año, económicamente hablando, y analizar a detalle, así como aprobar un refinanciamiento.” Alejandro Villarreal, tesorero municipal

Persiste
Las deudas dejadas por anteriores administraciones repercuten en el gobierno local.

Mil 500 mdp adeuda Cuernavaca.

Por: CARLOS SOBERANES
[email protected]