compartir en:

Estaba atrás de la fortaleza del conquistador y le llamaban Base Cortés. El portón miraba de frente a la terraza de los murales de Diego Rivera, abajo de la cual funcionaba la terminal de los autobuses Estrella Roja, en la calle, estacionados en batería los camiones trompudos con puertas adelante y atrás.

Era en realidad un corralón para vehículos y cachivaches de la Dirección de Policía y Tránsito (DPT) que encabezaba el coronel Enrique Corona Morales, con oficinas en los bajos de la espalda del Palacio de Gobierno. Nada que ver con el ahora, mudada la DPT a fines de los setenta a lo que fuera el Hotel Mandel, demolidos dos o tres años más tarde la barda y los cuartuchos de la Base Cortés, durante el gobierno de Lauro Ortega para la construcción del Palacio de Justicia; derruido en la misma época el galerón de la discoteca Kaova que albergaría el edificio de juzgados, al cabo también arrasadas la Posada Cortés y en la esquina de Las Casas y Leyva la cantina Boulevard. El Mandel se remontaba a los cuarenta o cincuenta del siglo pasado, construido por un estadounidense de igual apellido. Otros hoteles de aquellos tiempos fueron el Chulavista, el Bellavista, el Marik y el Casino de la Selva, asimismo ya inexistentes. Treinta años después hicieron crisis los problemas financieros de míster Mandel, debía hasta la camisa, el hotel le fue embargado y en 1979 adquirido para el Gobierno Estatal por el gobernador Armando León Bejarano. En abril de 2014, ¡sorpresa!, el personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) y el Cuerpo de Bomberos fueron avisados de que debían irse con sus tiliches a otro lado. Unas mil personas de las tres dependencias que a ciencia cierta no sabían a dónde deberían mudarse, pues nada les decían los funcionarios que se supone sabían. Así que en la Base Zapata privó el desconcierto acompañado del rumor. Que los trabajadores de la FGE podían ser reubicados en un edificio de Atlacholoaya o en Las Palmas, donde estaba el Infonavit, mientras los de la SMY serían retachados al corralón de Chapultepec. Y todo esto por causa de la sentencia de un juicio mercantil que cambió de dueño el predio del Mandel. Ruinosas, las que fueron habitaciones y oficinas administrativas amenazan desplomarse, visibles no de ahora sino “desde endenantes” las cuarteaduras en el lado que da a la barranca y subsistente la versión de empleados con lustros de antigüedad de que ya en los inicios del 2000 un peritaje hecho por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas advertía el riesgo del colapso de la vieja estructura que no ha sucedido, para fortuna de las personas que ahí laboran y la gente que de lunes a viernes acude a realizar trámites. Específicamente el área que ocupa la SMT soportó el tremendo sismo de septiembre de 1985 y más para acá, en marzo y abril de 2003, aguantó sendos temblores de mucha menor intensidad pero no por ello menos inquietantes. Con este tema tuvo que ver lo dicho por el gobernador Graco Ramírez, en abril de 2014 de la marcha por la paz cuando flanqueado por el coordinador general del Combate al Secuestro, Renato Sales Heredia, y la frustrada candidata panista al gobierno del De Efe, Isabel Miranda de Wallace, anunció que su gobierno construirá un edificio para la Fiscalía. Tuvieron que pasar treinta y siete años para que suerte del hotel Mandel quedara sellada. Identificada la propiedad como el lote 10 de la manzana 10, zona 1 del poblado de Tlaltenango en la avenida Emiliano Zapata número 803 de la colonia Bella Vista, desaparecerá, será demolido, rematado el predio por el Gobierno del Estado ¿para construir qué? ¿Una plaza comercial, edificios de departamentos o qué?.. NO tiene sentido la discusión porque el senador Rabindranath Salazar Solorio fue electo coordinador estatal de organización de Morena. Fue lo más natural. Coordinará el trabajo político en los distritos, o sea, definir perfiles de candidatos y otras tareas hacia el 2018. Presidente estatal de Morena, Miguel Lucía Espejo lo dice de otra manera: la designación de Rabindranath como coordinador estatal de organización fue democrática y transparente… porque en la asamblea fue propuesto para el mismo cargo el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez, pero sólo obtuvo 3 votos y “Rabín” 42… ME LEEN EL DOMINGO.  

Por José Manuel Pérez Durán

[email protected]