El INEGI dio a conocer ayer que durante la primera quincena de abril el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo una reducción de 0.72 por ciento y la inflación anual fue de  2.08 por ciento.

Lo anterior se debió a la caída de los precios de las gasolinas y a la disminución de las tarifas de la energía eléctrica, principalmente, argumentó la institución, a pesar de que las amas de casa reportaron un aumento en el precio de productos de la canasta básica durante los primeros días de la emergencia sanitaria, provocada por la especulación de los comerciantes.

La disminución general de precios de menos 0.72 por ciento fue respecto a la quincena anterior, cuando el INPC ya había reportado un retroceso de menos 0.05 por ciento, de acuerdo con los datos del INEGI.

En la primera quincena de abril de 2019, las cifras de los precios fueron de  menos 0.03 por ciento, y de la inflación anual de 4.38 por ciento.

La dependencia consideró que la inflación anual acumulada de 2.08 es la más baja que se ha tenido en los últimos 51 meses, y la reducción de los precios de las gasolinas contribuyó a la disminución.

Los porcentajes tanto de precios como de inflación de esta primera quincena de abril también se deben a la reducción en el periodo de los precios del tomate verde, jitomate, calabacitas, pepino, y servicios turísticos en paquete y de pasajes aéreos (afectados por la emergencia sanitaria). 

 

ANTONIETA SÁNCHEZ

local@diariodemorelos.com