compartir en:

Oculto como un tesoro en las entrañas de la tierra está El Túnel, ubicado entre la Pradera y el Miraval, en su interior corre una fuente de vida, un río eterno de agua cristalina, catalogada como ‘una de las mejores aguas del mundo’, y es la que beben la mayoría de los cuernavacenses; está enclavado en el mismo centro de la capital, a unas pocas cuadras del Zócalo; para llegar a este enigmático lugar, hay que caminar paralelo a un barranca que cruza la ciudad, donde los paisajes te roban la vista, pareciera que entraras a una ‘dimensión desconocida’, digna de un foro de película de Hollywood.

Fotos y texto: Luis Flores / DDM