CUERNAVACA, MORELOS.- Después de la tradición de vestir y arrullar el Niño Dios durante Nochebuena, con el paso del tiempo, la figura se deteriora y debido a que para muchas familias mexicanas tiene un significado especial, buscan restaurarla para que luzca como nueva, ante la llegada del Día de la Candelaria.
En el centro comercial “Adolfo López Mateos (ALM)”, en Cuernavaca, hay locatarios que desde hace varias generaciones se dedican a restaurar niños Dios.
Comienzan a poner sus puestos en varios puntos del mercado desde el 26 de enero, previo a la celebración del Día de la Candelaria.
María Vázquez Flores, comerciante y restauradora de figuras religiosas  del ALM, estudió la licenciatura en Diseño Gráfico, pero desde hace tres años se dedica a arreglar niños Dios, desde colocarles pestañas, pintarlos y restaurarles los dedos hasta repararlos en su totalidad.
Durante estas fechas de fin de mes aumenta la afluencia de amas de casa que tienen figuras que desean restaurarlas porque debido al transcurrir del tiempo se han deteriorado o sufrieron un accidente y quedaron deshechas.
Aprovechó para contar el caso de una persona de la tercera edad, la cual durante 2017 llevó a que repararan su Niño Dios.
“Fue el 2 de febrero de 2017. Vino la señora y fue a la iglesia para llevar a bendecir su niño; vino con una de sus nietas. A pocas horas de que hubieran restaurado la figura, llegó llorando la persona”, recordó María Vázquez.
Debido a que hacía pocas horas había restaurado el Niño Dios de la señora, la restauradora y comerciante del mercado decidió no cobrarle lo que realmente era.
“Me dio mucho sentimiento verla así, pues la mayoría de las personas tiene cariño especial por sus figuras y me acuerdo mucho de ese caso”, dijo Vázquez Flores.
El costo de reparación de las figuras, desde un dedo y colocarle pestañas hasta el arreglo de toda la figura es diferente, pero el mínimo es de 100 pesos.
“Es una tarea muy laboriosa, pero me gusta mucho mi trabajo, sobre todo, porque sé que para la persona que trae a reparar su Niño Dios o cualquier otra figura tiene sentimiento muy especial”, concluyó la comerciante y restauradora del mercado ALM.

Mínimo. El arreglo más barato que se hace a un Niño Dios cuesta aproximadamente 100 pesos, de acuerdo con locatarios del mercado ALM. en Cuernavaca.

“La figura que, horas antes, había sido restaurada llegó en una bolsa hecha pedacitos, estaba toda deshecha; se le cayó a la señora que vino con su nieta a que lo reparara de nueva cuenta, llegó llorando y me dio mucho sentimiento.” María Vázquez Flores, restauradora de Niño Dios.

Por: CARLOS SOBERANES
[email protected]