Cuernavaca, Morelos.- Si bien es cierto, la discapacidad afecta el nivel de vida de las personas y les impide participar dentro de la sociedad en igualdad de condiciones, dicha “desventaja” no sólo se debe a su condición física o mental, principalmente, se debe a la falta de servicios adecuados que faciliten el desarrollo de sus actividades diarias, disfrutar de sus derechos (transporte, salud, educación, comunicaciones, turismo, cultura, empleo...) y tener una vida plena.

Las personas con discapacidad son vulnerables a la violencia, según cifras de la ONU, pues “los niños discapacitados y los adultos con problemas mentales tienen cuatro veces más posibilidad de ser víctimas de actos violentos”.

Las Personas con Discapacidad (PCD) o Personas en Situación de Discapacidad, son la minoría más amplia del mundo e irónicamente cuentan con menos oportunidades por el estigma social y la discriminación que sufren, a causa de la ignorancia.

Si reconocemos a la discapacidad como una parte de la diversidad de la condición humana, la convivencia entre los individuos que conforman la sociedad sería menos difícil, simplemente, al referirnos a una persona que presenta esta condición, surgen complejidades, ya que el temor a no agredir o discriminar está siempre presente. 

Es necesaria una visión positiva al abordar el tema, es  fundamental evitar los eufemismos y hacer uso correcto de los términos, erradicar el tabú y  decir sordo, ciego o persona con discapacidad.

Al eliminar los obstáculos que no permiten la  integración de las personas con discapacidad, se tendrá una mejor participación productiva de este sector en la vida social, económica, y se fortalecerán la educación, cultura, el turismo, deporte y otras áreas. 

Es necesario el trabajo coordinado del Gobierno, las organizaciones y la sociedad misma para cumplir con la agenda en materia de inclusion y accesibilidad de las personas con discapacidad para transformarnos en una nación incluyente.

Por: victoria Pérez
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...