“En 1987 inicié mi preparación en lo que anteriormente era el IRBA (Instituto Regional de Bellas Artes), hoy en día Centro Morelense de las Artes, a la edad de 11 años. Desde entonces, toda mi vida me he formado no solo académicamente, sino también artísticamente en talleres y diplomados. Estudié en la Escuela Activa de Fotografía y soy licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas del Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos, tengo una Maestría en Telecomunicaciones Interactivas por la Universidad de Nueva York, así como un doctorado en Filosofía (PhD) en Artes Visuales y Multimedia por el RMIT University (Instituto Real de Tecnología de Melbourne) y en 2005 me integré a la Facultad de Artes de la UAEM como docente”, detalló en entrevista exclusiva para Diario de Morelos Ernesto Ríos, quien hace unos días presentó en el Museo de la Ciudad su más reciente exposición titulada “Constelación Tempus Fugit”.

“Siempre me ha entusiasmado dedicarme al arte. Vengo de una familia de fotógrafos y eso de alguna manera me marca. ‘Constelación Tempus Fugit’, forma parte de una pentalogía que he estado trabajando durante diez años, la cual abarca diferentes proyectos”, aseguró el artista.

En la muestra se pueden observar pinturas de pequeño, mediano y gran formato y al mismo tiempo una selección de esculturas arquitectónicas, hechas con cerillos reciclados y sin utilizar, expuestas sobre espejos suspendidas sobre cable de acero, con la intención de reflejar las formas, estructuras y geometrías de cada obra, creando ilusiones ópticas, esto como un elemento adicional que en palabras del artista es como una metáfora poética inspirada en Borges: “La idea de suspender las piezas es tratar de buscar una forma alternativa para que se sostengan por sí mismas, son constelaciones, todas circulares que representan el movimiento perpetuo”, externó el creativo morelense, a quien también le apasiona la numerología plasmada en esta muestra, en la que se observan obras inspiradas en Pascal. 

“Todos los números que se ven están concatenados y se entrelazan, no solamente son números random, sino que hay una interrelación matemática que va hablando de la perfección o código invisible que yace sobre la superficie de la naturaleza. En mi trabajo algo que me interesa explorar son temáticas específicas estudiadas a fondo académicamente. Me he formado seriamente en talleres, investigando sobre técnicas antiguas, sobre la factura y el oficio de un verdadero artista. Me interesa que el trabajo no sea nada más pinceladas o brochazos sin ton ni son, sino que haya toda una estructura, como lo hace un matemático, un científico o un músico. Yo sí soy un artista en ese sentido, que defiendo el oficio”, puntualizó contundente Ernesto Ríos. 

Por: Daniel Solano
sociales@diariodemorelos.com