Detuvieron en un restaurante-bar al rectorcito Alejandro Vera.

Vivían en cívicas tertulias,
comederos y cantinas,
donde cayeron los judas
para ir a “la bartolina”.

Corolario: Todo por quien sabe cuántos delitos, pero nomás tocó piano y salió libre.

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS