compartir en:

El colmo, robaron la gigante retroexcavadora del Ayuntamiento de Cuernavaca. ¿Dónde quedó la bolita?

Por tantos robos, presiento,
con cierto sabor amargo, 
que versus Ayuntamiento 
ese robo fue un encargo. 

Corolario: ¡Remember los robos de las esculturas zapatistas, los camiones de volteo y quien sabe cuánto más..! ¿Qué sigue?

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS