compartir en:

Denuncian la abundancia de bares clandestinos a lo largo y ancho del Estado. En Cuernavaca los hay “a pasto”.

Esos bares clandestinos 
sin duda alguna, señores, 
gozan de muy buen destino…
¡Gracias a los inspectores!

Corolario: Los ganones inspectores municipales, sólo se hacen de la vista gorda.
 

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS