Pese al rotundo no de la ONU y Derechos Humanos, sin Ley, la federación lleva avante lo de la Guardia Nacional.

 

En este País, la esencia,

−lo que otros digan, es cuento−

las consultas y ocurrencias

son las que les dan sustento.

 

Corolario: Y que conste, ya hay reclutamiento y hasta la decisión de un Titular Civil, sin Ley ni Reglamento.

 

Por: PABLO RUBÉN VILLALOBOS