Cual si fuera una pintoresca estampa de Día de Muertos, la cálida luz de las velas y veladoras, el olor a incienso y flores, y el viento frío, enmarcaron el encuentro “Noche de Velas en El Monumento a la Revolución”.

Originado por iniciativa de la red social “Paisajes Mexicanos”, a través de Facebook, el encuentro fue un homenaje a los cientos de personas que perdieron la vida en los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado en el país.

En respuesta a esta cita, que se llevó a cabo el domingo, cientos de capitalinos, así como extranjeros, participaron en este evento. 

Jóvenes y adultos mayores, solteros y casados, amigos y familias, todos llegaron desde los diversos puntos de la ciudad para convivir y demostrar “que México sigue unido y más fuerte que nunca”, como señaló doña Stephanie, quien pasó una velada con sus nietos a la luz de las velas.

Desde el empresario Estrada, hasta Juanita la pepenadora; Ricardo, del Tec de Monterrey, así como “el Brayan” y “la Britany”, de Iztapalapa; Adriene, de Paris, hasta María Concepción, de Michoacán; todos se reunieron para encender sus velas iluminando la explanada al oriente del Monumento a la Revolución.

No faltaron los valientes, que aprovechando que todavía estaban funcionando las fuentes, se atrevieron a jugar con el agua, terminando por empaparse tras correr de un lado al otro mientras los chorros danzaban iluminados por las luces de colores.

En cuanto dejaron de funcionar las fuentes, quienes originalmente tenían la intención de quedarse al encuentro, se retiraron, ya que inevitablemente el aire frío les hizo saber que para ellos “el show había terminado”.

“Ya vámonos. No ves que va a llover, no vaya a ser que nos vayamos a mojar”, comentó Joaquín en tono de broma a su esposa y tiritando de frío, empapado al igual que su hija Diana, luego de haber corrido por más de una hora entre los chorros de agua.

Mientras tanto, rodeando el piso mojado de las fuentes, los visitantes se sentaron en el suelo, mientras colocaban sus velas encendidas a manera de altar en lo que escuchaban a los músicos que en el escenario se preparaban a iniciar el espectáculo.

Hasta “la Catrina” se dio cita en el lugar, donde un grupo de estudiantes aprovecharon para grabar un “performance” que tenían de tarea con una cámara de 360 grados con motivo del “Día de Muertos”.

Incluso, los motociclistas que a diario recorren la capital del país, se reunieron para rendir homenaje, colocando sus cascos a manera de barrera para evitar que el viento apagara las cerca de 100 veladoras que habían encendido en el piso para recordar a los fallecidos.

No faltaron los “perrhijos”, que al lado de sus familias se tiraron en el suelo, mientras en el escenario sonaba algo de jazz, como “Rocky”, el joven Pitbull que tras el sismo quedó bajo el cuidado de sus vecinos ya que su dueña se quedó sin hogar.

“Como su dueña perdió el departamento donde vivía, se tuvo que ir con sus hijos, pero ellos no querían al perro. Así que nos lo dejó encargado a nosotros esperando a que pronto alguien lo quiera adoptar”, comentó Julisa que con su mamá y con Rocky vinieron a la velada.

Finalmente, inició el espectáculo, en donde destacó la participación de los músicos y cantantes de la “Asociación del Mariachi de Garibaldi”, quienes encendieron el ánimo de los asistentes cantando las icónicas canciones de “La Negra” y “Cielito Lindo”.

Para entonces, la explanada se había llenado al tope, por lo que los brigadistas que también se habían dado cita para convivir, se quedaron detrás del escenario en donde con sus cascos amarillos y blancos y chalecos flourescentes no dejaron de cantar a todo pulmón “México Lindo y Querido”.

Incluso el mural de flores y hojas verdes que enmarcaban las enormes letras que decían “Solidaridad” se encontraba bordeado por cientos de asistentes que no desaprovecharon la ocasión para tomarse una selfie y publicarla en las redes sociales.

Así, en un ambiente de fiesta, continuó la reunión, la cual poco a poco, al igual que la luz de las velas, comenzó a apagarse recordando que más allá de las tempestades y tribulaciones “México sigue en pie”.