compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- En un foco de infección se ha convertido la barranca Tepeyahualco, la cual hace algunos años se creó como un desague de descarga pluvial que salvaría de inundaciones a la zona baja de Sacatierra en la colonia Alta Vista, de Cuernavaca.
En un recorrido realizado por Diario de Morelos, se constató que actualmente la barranca está contaminada por las aguas negras de los drenajes que desembocan en la zona, así como por basura y desechos que al agua arrastra a su paso.
Incluso en algunas zonas de la barranca se pueden ver pantalones, camisas y otras prendas deslavadas que ha arrastrado la corriente, colgadas en puentes de madera vieja improvisados para cruzar el cauce de aguas negras.
Al respecto, Francisca García Cuevas, de 57 años, quien vive en la zona de Sacatierra desde hace 16 años, señaló que cuando ella llegó al lugar, a ellos les ofrecieron conectar su drenaje a la barranca de Tepeyahualco, pero no quisieron.
Sin embargo, dijo que conforme se fue poblando la zona, muchas personas y unidades habitacionales conectaron sus drenajes para que desembocaran en el lugar.
“Hace unos años no nos conectamos, ahora muchos están vertiendo sus aguas negras a la barranca Tepeyahualco y en tiempo de secas huele horrible y ya ha habido casos de enfermedades como el dengue y otras más de tipo gastrointestinal”, precisó.
Comentó que muchos de las personas que habitan en la zona, especialmente los de unos edificios, piensan que más abajo esta una planta tratadora de aguas negras, “pero no está funcionando adecuadamente desde que las pusieron hace ocho años y es un foco de infección”.
Francisca mencionó que ella ha sufrido cuatro inundaciones en donde ha perdido sus muebles y ropa, por lo que ha pensado en cambiar su residencia a otro lado, pero la falta de dinero y el cariño al lugar ha hecho que continúe ahí.
Asimismo, afirmó que en la zona habitan seis mil personas, las cuales están en riesgo ante el desborde de la barranca, así como por el foco de infección que representa al estar contaminada. 

Luis  Flores
[email protected]