El cuerpo del sacerdote de Michoacán, José Alfredo López Guillén, fue localizado la madrugada de este domingo en el predio conocido como La Guayaba en Juanamuato, municipio de Puruándiro.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que el párroco estaba envuelto en una cobija y presentaba impactos de bala en el estómago.

La Procuraduría detalló que de acuerdo a los resultados de la necropsia, el cuerpo tenía una rigidez cadavérica de aproximadamente 120 horas (aproximadamente a cinco días) por lo que se encontraba en estado de descomposición.

Al respecto, el Arzobispado de Morelia, Alberto Suárez Inda confirmó la muerte del clérigo mediante su cuenta de Twitter y pidió orar por su alma.