Dos niños encontraron dos lingotes de oro, que se encontraban entre unas sábanas viejas de la casa en la que vivía su abuela, ya fallecida.

Durante la cuarentena para impedir contagios por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, una familia que vive en París se desplazó a Vendôme (a 200 kilómetros del suroeste de la capital francesa), para confinarse en una casa que pertenecía a la abuela.

Fue en esta vivienda donde dos niños de 10 y 12 años, se toparon con dos lingotes de oro que se encontraban entre unas sábanas que usaban para construir cabañas.

En un principio los papás de los menores pensaron que los lingotes eran posacubiertos de la abuela, sin embargo, al no estar tan seguros los llevaron a analizar con el subastador Philippe Rouillac.

Al ser entrevistado por AFP, afirmó que las dos piezas encontradas por los niños son lingotes de oro:

“Se trata de dos lingotes de oro fino, macizos, de un kilo cada uno. Los números del lateral corresponden al año de fabricación, el registro, la garantía, los refinadores, los fundidores y la percepción de las tasas por parte del Estado”.

Estos lingotes, que habrían sido comprados por la abuela en 1967, serán subastados en Vendôme el próximo 16 de junio.

El valor de ambos lingotes, afirma el subastador, podría superar los 100 mil euros.

“El precio del oro es muy fluctuante. A principios de año, estaba en 43 mil euros. Ahora está en 51 mil”.

… señaló.