compartir en:

Más de un día después del accidente, esta mañana fue encontrado en un ducto subterráneo del drenaje el cuerpo de la mujer que falleció el viernes al caer en un socavón en la camioneta en que viajaba con su familia, en esta capital.

El cadáver de Emily Álvarez se encontraba a unos 500 metros de distancia del punto del accidente.

La mujer desapareció en la lateral del paso a desnivel de la avenida Nogalar en su cruce con Los Ángeles, en Monterrey; cuatro de sus familiares fueron rescatados.

La camioneta había caído la madrugada del viernes en el hueco de unos cinco metros de ancho por tres de profundidad, y se presumió que la mujer había sido arrastrada por un ducto de drenaje por las fuertes lluvias que en ese momento se sentían por la zona metropolitana.

Familiares que sobrevivieron dijeron que lo último que escucharon de ella, durante las improvisadas maniobras de rescate, es que pedía ayuda, aunque ya no pudo ser auxiliada.

Este sábado cerca del mediodía, el cadáver fue localizado en un ducto bajo las calles Los Ángeles y Churubusco, aún en el municipio de Monterrey.

El alcalde regiomontano Adrián de la Garza le había dado instrucciones a los rescatistas del municipio que se ocuparan toda la noche en localizar el cuerpo, labor para la que se auxiliaron de sus colegas de Santa Catarina.