compartir en:

Una ciudadana rusa tendrá que pasar un mes en la cárcel acusada de insultos a la religión luego de entrar a un templo budista en Birmania.

Un tribunal de Myanmar, Birmania envió un mes a la cárcel a una ciudadana rusa acusada de insultos a la religión por llevar sandalias en un templo budista en la localidad turística de Bagan.

La mujer, cuyo nombre se desconoce, fue condenada tras ser arrestada, confirmó hoy la policía de la localidad.

A la mujer se le dio a elegir entre ir a la cárcel o pagar una multa de 500 mil kyats birmanos (unos 369 dólares) para saldar la ofensa, aseguró hoy la web ‘7Day’.

Llevar calzado en templos en Myamar es considerado muy ofensivo para los locales y es relativamente común que los extranjeros sufran las estrictas normas religiosas del país.

Un holandés fue también encarcelado durante varios meses el año pasado por desconectar los altavoces de alto volumen de un templo budista, y un neozelandés fue condenado a más de dos años de cárcel con trabajos forzados en 2015 tras publicar en línea una imagen de un buda llevando audífonos para promover un bar que manejaba en Rangún.