De acuerdo con Hindustian Times, varios burros fueron privados de su libertad luego de haber causado destrozos en el jardín de una residencia, cerca de la prisión en la región de Uttar Pradesh, lugar más poblado de la India.

Debido a este acto, los animales fueron tomados y encerrados dentro de un edificio viejo del recinto penitenciario Ori, hasta que fueran reclamados por el dueño.

"Llamamos a los dueños y se los entregamos con la advertencia de que tenían que tener cuidado y no permitir que esto vuelva a suceder", indicó el responsable de la cárcel, Sitaram Sharma.