Cuernavaca, Morelos.- El sector industrial, que concentra algunas de las empresas con mayor facturación anual, está en proceso de adaptarse a la factura 3.3, que entró en vigor, ahora sí, desde el 1 de enero, después de que Hacienda decidió no dar más prórrogas.
El presidente de Canacintra, Jorge Mátar Vargas, dijo que hay confianza de que todos los agremiados cumplan con el nuevo sistema de control fiscal, porque “no hay de otra”. Consideró que es cuestión de que el personal administrativo se familiarice con la nueva modalidad de factura.
Puntualizó que este nuevo documento fiscal recaba información sobre los pagos recibidos, para que la autoridad recaudadora identifique las facturas que se pagan de manera total o parcial; se emitirá una primera factura por un monto, y en caso de que al concluir la operación el pago sea por una cantidad menor, esta factura deberá cancelarse y el contribuyente deberá emitir una nueva por el monto final, explicó.

"Se trata del único medio de comprobación fiscal, por lo que entre más rápido el personal contable lo domine, las unidades económicas tendrán más certeza sobre sus operaciones financieras y de no tener encima los ojos de la autoridad hacendaria.” Jorge Mátar, Pdte. de Canacintra

Por: Antonieta Sánchez / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...