En México se ha logrado disminuir la lepra en 97 por ciento, al pasar de 16 mil 694 casos reportados en 1989, a sólo 412 en 2017, por lo que se considera que se ha alcanzado casi la eliminación de este problema de salud pública al registrar menos de un caso por cada 10 mil habitantes a nivel nacional y subnacional.

 

Sin embargo, "aún tenemos que seguir combatiendo esta enfermedad hasta su control definitivo", dijo el doctor Jesús Felipe González Roldán, director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenparece), al destacar que los avances en el Programa de Lepra durante el último año, son reflejo del trabajo conjunto.

El especialista detalló que en 2017 se registraron 140 casos nuevos, lo que corresponde a una tasa de incidencia de 0.113 por 10 mil habitantes, sobre todo, en los estados de Guerrero, Jalisco, Oaxaca, Sinaloa y Michoacán. En Tlaxcala, Hidalgo y Baja California Sur no hubo casos en el último año.

 

Esta enfermedad, dijo González Roldán, afecta principalmente a las poblaciones más desprotegidas socio-cultural y económicamente hablando, lo cual condiciona a que las personas afectadas no busquen atención médica a tiempo".

Por ello, exhortó a los profesionales de salud a continuar en esta férrea búsqueda de casos para alcanzar la eliminación total de la lepra en el país.

Dio a conocer que existe un proyecto de eliminación de la lepra en estados prioritarios, en alianza con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones no gubernamentales, mediante el cual ha mejorado la atención de los pacientes con este padecimiento.

 

La lepra, explicó el especialista, es una enfermedad infecto-contagiosa, causada por el Mycobacterium leprae, que afecta la piel y nervios periféricos. Si no se diagnostica y trata a tiempo, puede causar serias discapacidades.

Guadalajara fue la sede del acto oficial de conmemoración del Día Mundial de Lucha contra la Lepra, el pasado viernes, bajo el lema: "En 2018, avancemos juntos en la Eliminación de la Lepra en México”.

El último domingo de enero, México conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Lepra para remarcar la importancia de fortalecer de manera conjunta, mediante eventos técnico-informativos como simposiums, entrevistas en medios impresos y electrónicos, cursos y talleres, y eventos de carácter social alusivos a esta enfermedad con desfiles escolares, ferias y socio-dramas.

ACCIONES CONTRA LA LEPRA

 

Las acciones que realiza la Secretaría de Salud (Ssa) para combatir la lepra son: capacitación al personal de salud enfocado al manejo integral de personas afectadas por lepra, a fin de integrarlas a la sociedad y a la productividad.

Otras acciones son: detección oportuna de casos nuevos de lepra en personas que acuden a la consulta externa con sintomatología dermatológica y de los contactos de los casos de lepra registrados, y fortalecimiento de los procedimientos para toma de muestras para el estudio baciloscopia e histopatología bajo la conducción del personal de laboratorio.

También se trabaja en la modernización de las acciones y el sistema de información de vigilancia epidemiológica de pacientes con lepra que se encuentran en prevalencia y vigilancia postratamiento, y se intensifican los esfuerzos en los municipios considerados como prioritarios que registran más de un caso por cada 10 mil habitantes, para reducir la incidencia.

 

PUEDE TRATARSE CON TRES ANTIBIÓTICOS

 

La lepra es una enfermedad que se resiste a desaparecer, y aunque la incidencia ha bajado, actualmente se presenta en 1.4 personas por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los últimos 20 años se han tratado a más de 16 millones de pacientes con lepra con un método multimedicamentoso, el cual consiste en mezclar tres antibióticos por un período de tres años para frenar la enfermedad.

El último domingo de enero se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Lepra, y el Centro Dermatológico de Alta Especialidad (CEDAE), consideró propicio hablar sobre los mitos que aún existen sobre este padecimiento.

Explicó que la lepra afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos. Se contrae por micropartículas que se encuentran en la nariz y la boca de una persona infectada.

Su tiempo de incubación es de cinco años en promedio y la mayoría de quienes la presentan se contagian en edad productiva, por lo que puede dejar secuelas motoras, señaló Jatziri Chávez, directora del CEDAE.

Dijo que, de acuerdo con sus signos, este problema se clasifica en tres grupos. El primero es la lepra lepromatosa, cuya afectación en la piel es grave, la cual primero se presenta como una ligera inflamación y luego un adelgazamiento de la misma, lo que lleva a la pérdida del vello corporal.

La lepra tuberculoide es el segundo tipo más frecuente, el cual causa un daño significativo en la piel de brazos, piernas, tronco y glúteos, pero sobre todo provoca una alteración nerviosa.

Al tercer grupo se le conoce como lepra indeterminada y se caracteriza por síntomas como alopecia, anhidrosis (falta de sudoración) y ausencia de sensibilidad.

Uno de los principales mitos es que cree que la lepra es altamente contagiosa, y no es así, pues la única forma de adquirirla es por el contacto prolongado con una persona infectada.

Habitualmente, el nivel de contagio es muy bajo y depende mucho de las condiciones en las que la bacteria se aloje, es decir, de nuestro sistema inmunológico. Es importante saber que la lepra no se adquiere de forma intrauterina, es decir, la mamá no puede contagiar al bebé. Tampoco se considera una infección congénita ni mucho menos hereditaria”, apuntó.

Tampoco se adquiere con el simple hecho de abrazar o besar a una persona infectada, pues estudios han revelado que sólo seis por ciento de las parejas de pacientes con lepra llegan a presentar síntomas.

Destacó que actualmente existen procedimientos efectivos para combatir la enfermedad, como la aplicación de tres antibióticos distintos, los cuales deben seguirse por un periodo de dos años.

Resaltó que los enfermos y sus familiares deben saber que el tratamiento puede ser gratuito en México, porque este problema se atiende en conjunto con la Secretaría de Salud.

 

ESTRATEGIA DE LA OMS CONTRA LA LEPRA

 

En 2016, la Organización Mundial de la Salud presentó su Estrategia mundial para la lepra 2016–2020: acelerar la acción hacia un mundo sin lepra, destinada a reforzar los esfuerzos por controlar la enfermedad. La estrategia se centra en evitar las discapacidades, especialmente entre los niños.

La Estrategia Mundial contra la Lepra 2016-2020 se estructura en torno a los tres pilares básicos siguientes:

Pilar I: Reforzar la implicación de los gobiernos, la coordinación y las alianzas

Intervenciones fundamentales:

  • Asegurar el compromiso político y recursos suficientes para los programas de lucha contra la lepra.
  • Contribuir a la cobertura sanitaria universal, prestando especial atención a los niños, las mujeres y las poblaciones subatendidas, en particular los migrantes y los desplazados.
  • Fomentar las alianzas con agentes estatales y no estatales, y fomentar la colaboración y las alianzas intersectoriales a nivel internacional y nacional.
  • Facilitar y realizar investigaciones operacionales sobre todos los aspectos de la lepra y mejorar las evidencias para fundamentar las políticas, las estrategias y las actividades.
  • Reforzar los sistemas de vigilancia y de información sanitaria (incluidos los sistemas de información geográfica) para contribuir al monitoreo y evaluación de los programas.

 

Pilar II: Detener la lepra y sus complicaciones

Intervenciones fundamentales:

  • Mejorar los conocimientos sobre la lepra entre los pacientes y las comunidades.
  • Fomentar la detección precoz de los casos mediante la búsqueda activa en zonas muy endémicas y la gestión de los contactos.
  • Asegurar el inicio rápido del tratamiento y su observancia, además de tratar de mejorar los regímenes terapéuticos.
  • Mejorar la prevención y el tratamiento de las discapacidades.
  • Reforzar la vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos, y en particular las redes de laboratorios.
  • Fomentar los enfoques innovadores de la capacitación y las derivaciones, y mantener los conocimientos especializados sobre la lepra, por ejemplo mediante la cibersalud.
  • Fomentar intervenciones destinadas a la prevención de la infección y la enfermedad.

Pilar III: Acabar con la discriminación y fomentar la inclusión

Intervenciones fundamentales:

  • Fomentar la inclusión en la sociedad y luchar contra todas las formas de discriminación y estigmatización.
  • Empoderar a los afectados por la enfermedad y reforzar su capacidad para participar activamente en los servicios de atención a la lepra.
  • Implicar a las comunidades en la mejora de los servicios de atención a la lepra.
  • Fomentar la coalición entre los afectados y alentar la integración de esas coaliciones y sus miembros en otras organizaciones de base comunitaria.
  • Fomentar el acceso a los servicios de apoyo social y financiero, por ejemplo para facilitar la generación de ingresos para los afectados por la lepra y sus familias.
  • Apoya la rehabilitación en la comunidad para las personas con discapacidades relacionadas con la lepra.
  • Luchar por la abolición de las leyes discriminatorias y fomentar las políticas que faciliten la inclusión de las personas afectadas por la lepra.

 

METAS DE LA ESTRATEGIA MUNDIAL CONTRA LA LEPRA:

 

  • La ausencia de discapacidades entre los nuevos pacientes pediátricos

  • Una tasa de discapacidades de grado 2 inferior a 1 caso por 1 millón

  • Que no haya ningún país con legislación que permita discriminaciones por el hecho de padecer lepra

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...