compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- En lo que va del año, se han reportado 24 mil 100 casos de personas intoxicadas por picadura de alacrán, informaron los Servicios de Salud Morelos (SSM).
A pesar de que la temporada en la que se registra el mayor número de casos ya pasó, las autoridades de Salud aseguran que durante el otoño, con la presencia de vientos se presenta un leve incremento de casos, por ello el llamado a la población a tomar medidas preventivas.
De acuerdo con los reportes de los SSM, en lo que va de este año se han registrado 24 mil 100 picaduras y se han aplicado 39 mil 913 dosis de suero.
Explicaron que las dosis aplicadas son mayores al número de picaduras  porque cada organismo es distinto, existen personas que con un suero se recuperan, pero existen quienes llegan a necesitar hasta siete dosis.
Los municipios con mayor incidencia son Tetecala, Jonacatepec, Axochiapan, Joutla y Tepalcingo.
Se recomienda mantener limpios los patios de sus viviendas, es decir evitar la acumulación de objetos como piedras, madera, escombro, plásticos, entre otros, debido a que los alacranes buscan sitios pequeños y oscuros para refugiarse. En los hogares se recomienda tapar todos aquellos hoyos en las paredes y usar mallas mosquitero en puertas y ventanas, así como sacudir camas, ropa y zapatos.
También se deben revisar paredes y las esquinas de las habitaciones porque la mayoría de ocasiones en las que “ataca” un alacrán es por las tardes-noches, cuando las personas se encuentran en su habitación.
Además, invitaron a no hacer caso de los remedios caseros y acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana, ya que en Morelos habita una de las especies más venenosas del alacrán y, de no atenderse a tiempo puede ocasionar la muerte.

Peligroso. En Morelos habita una de las especies más venenosas, por lo que llaman a no hacer caso de remedios caseros y acudir al centro de salud en caso de picadura.

24 mil 100 casos de picaduras se han presentado este año.

28 mil 871 picaduras de alacrán se registraron el año pasado.

 

Por: Marcela García / [email protected]