compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Mientras los dedos flamígeros se multiplican para señalar a las autoridades federales, estatales y municipales, así como proyectistas, supervisores y la empresa Aldesem por la tragedia del socavón en el Paso Express, apenas se menciona a la compañía Epccor, co responsable de la obra.
De hecho, sus antecedentes y relaciones ponen a Epccor Ingeniería y Construcción en una posición vulnerable, incluso con las versiones de que la mayor parte de la realización del Paso Express no corresponde a la española Aldesem, sino a la mexicana de los hermanos José Miguel, Juan Diego e Ignacio Gutiérrez Sáinz.
Desde que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) entregó el contrato a Convenio de Participación Conjunta de Construcciones Aldesem SA de CV y Epccor SA de CV, el 28 de noviembre de 2014, surgieron señalamientos de inquietud sobre la presencia de esta última empresa por su nexo con la constructora Gutsa Construcciones SA de CV.
Esta empresa, dirigida por Juan Diego Gutiérrez Cortina, fue una de las que más contratos multimillonarios obtuvo lo mismo en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari que de Ernesto Zedillo y aún con Vicente Fox, pero en diferentes ocasiones ha dejado dudas, quejas y procedimientos jurídicos por la calidad de las obras.
Uno de los casos de conflicto para Gutsa fue la remodelación de la autopistas México-Acapulco, vía los contratos 148-228/03MF209-6108 y 16-226/03MF209-6108 para rehabilitar y renivelar 60 kilómetros de la autopista.
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) valoró la demora en los trabajos y el incumplimiento, por lo que resolvió un perjuicio al patrimonio por 195 millones y Gutsa fue inhabilitada, pero no los suficiente como para evitar que bajo un tecnicismo legal lograra otro contrato millonario.
Para conmemorar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana, la empresa Gutsa obtuvo el contrato para construir la denominada Estela de Luz (2010-2011), que demoró 15 meses y su presupuesto inicial de $200 millones se elevó a mil 575 millones de pesos.
Es decir, la empresa de Juan Diego Gutiérrez Cortina perdió prestigio y mereció una nueva inhabilitación, pero al mismo tiempo tomó vigencia Epccor, la empresa de sus hijos, la cual obtuvo junto con Aldesem el contrato del Paso Express, que al igual que las obras de su cercana Gutsa demoró los trabajos y elevó el presupuesto inicial de mil 45 millones a 2 mil 213 millones de pesos.
A pesar de las relaciones de Gutsa con Epccor, empresas que de acuerdo con la agencia Reuters incluso compartían espacio físico y directivo en la persona de uno de los hijos de Juan Diego Gutiérrez Cortina, para la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT_ no hubo ilegalidad en entregar el contrato a la segunda.
Todavía lejanos los días en que los trabajos de construcción del Paso Express fueran escenario de más de 20 defunciones por choques y de la aparición del socavón en la barranca de Santo Cristo el miércoles 12 de julio y la muerte de Juan Mena López y Juan Mena Romero, SCT sostuvo la validez de Aldesem y Epccor como la mejor opción para la obra.
Es decir, a pesar de los antecedentes y nexos de Gutsa de Gutiérrez Cortina con Epccor de sus hijos Gutiérrez Sainz, el contrato 2014-17-CE-D-062-W-00-2014 a estos últimos fue validado por SCT porque “… no se tiene la base legal que obligue o autorice a impedir la participación de ninguna de las dos empresas (Aldesem y Epccor), dado que no se encuentran en el Directorio de Licitantes, Proveedores y Contratistas sancionados…”.
Hoy, tras la serie de señalamientos sobre irregularidades en la construcción del Paso Express, en especial la relativa al socavón en la zona de Chipitlán, están en proceso las investigaciones para el deslinde de responsabilidades, entre las que no se descarta tanto autoridades como las empresas Aldesem y Epccor.

Herencia de corrupción
La empresa Epccor, cuyos directivos son José Miguel, Ignacio y Juan Diego Gutiérrez Sáinz, está relacionada con Gutsa, cuyo directivo es Juan Diego Gutiérrez Cortina, padre de los tres primeros, empresa que fue inhabilitada por anomalías en obras. Gutsa y Epccor han compartido domicilio fiscal. Gutsa fue sancionada, por ejemplo, por la Estela de Luz, así como por un contrato de 30 millones con Pemex.

Gutsa
Directivo: Juan Diego Gutiérrez Cortina
En 2003-2007
Remodelación de Autopista
Presupuesto inicial  335 mdp
Perjuicio a Hacienda:   220 mdp
Fue inhabilitada.

Gutsa
Directivo: Juan Diego Gutiérrez Cortina
En 2009-2012  construcción de Estela de Luz.
Presupuesto inicial:  200 mdp
Costo final: 1,304 mdp
Fue inhabilitada.

Epccor
Directivos: José Miguel, Ignacio y Juan Diego Gutiérrez Sainz
En 2014-2017
Paso Express
Presupuesto inicial:  1,045 mdp
Costo final:  2,213 mdp

Aldesem
Directivos: Alejandro Fernández Ruiz y Juan  Fernández Rubio
En 2014-2017
Paso Express
Presupuesto inicial  1,045 mdp
Costo final:  2,213 mdp

 

Por: DDM STAFF
[email protected]