XOCHITEPEC, MORELOS.- Como parte de las actividades que deben cumplir las mujeres privadas de su libertad en el penal de Atlacholoaya, se les imparte desde hace unas semanas el taller de  panadería a través del cual elaboraron el pan de muertos, a fin de mantener vivas las tradiciones de estas fechas al interior de dicho establecimiento.
Herlinda Manzano Barrera, una de las 19 mujeres que todos los miércoles estarán hasta el 13 de diciembre en este taller, señaló que su abuela hacía pan, sin embargo, no le llamaba la atención estar ahí y prefería trabajar en el campo, hoy gracias a esta actividad ha aprendido a realizar conchas, empanadas y en esta temporada el tradicional pan de muerto.
“Mi abuelita afuera hacía pan, y a mí la verdad me gustaba ir al campo que quedarme a hacer pan, y ahorita dicen habrá un taller de pan y dije que ahora sí, aquí sí me llamó mucho la atención y más porque lo saboreas.
A veces nos olvidamos de las tradiciones, como de muchas cosas de afuera, hicimos el pan de muerto para la misma ofrenda, seguimos con lo mismo de afuera”, dijo.
Con cuatro años internada en el penal femenil “Manzanito” como la conocen, expresó que aún le queda bastante tiempo para cumplir con su medida privativa de la libertad, sin embargo, el tiempo que permanezca interna tratará de participar en las diferentes actividades que hay.
Durante un recorrido realizado ayer por Diario de Morelos, se pudo apreciar que en grupos las mujeres van aprendiendo de la mano de Gerónimo Vergara Gonzáles  la técnica de panadería, incluso hay quienes se dedican a la repostería y los productos que elaboran son adquiridos al exterior del penal, con lo que las internas obtienen recursos económicos.

Actividad. Internas del reclusorio femenil de Atlacholoaya están aprendiendo a elaborar pan de muerto en el taller de repostería.

"La verdad es que está bien, porque allá afuera dice uno rápido otras cosas, pero aquí estos talleres que nos imparten sí nos enseñan y ya tenemos la posibilidad de tener otros trabajos afuera.” Herlinda Manzano Barrera, interna del penal de Atlacholoaya.

 

Por: Omar Romero /  [email protected]