Arlington.- La Selección Mexicana sufrió lo peor en el amistoso contra Croacia, y no por la derrota de 1-0, sino por las bajas por lesión de Néstor Araujo y Carlos Salcedo.
La fanaticada azteca hizo su parte al llenar el estadio de los Vaqueros para un partido que desde el inicio pintó raro, y es que el equipo europeo no presentó a todas sus figuras.
Apenas al 14’, Néstor Araujo tuvo que salir de cambio, por una lesión en la rodilla izquierda, tras una barrida defensiva.
Juan Carlos Osorio inició con un 11 noble, dejando a algunos jóvenes la última oportunidad de mostrarse para ocupar uno de los lugares a Rusia 2018.
México jugó a nada; sin idea, sin identidad, contrario a lo que hizo ante Islandia, aunque vale la pena mencionar que el adversario tampoco exigió mucho.
El gol de la victoria cayó al 61’, cuando Layún confirmó una vez más que sus cualidades defensivas son muy pobres al cometer una “grosera” falta dentro del área, que fue decretada como penal. Iván Rakitic fue el encargado de ejecutarlo y lo hizo de manera correcta.
Siete minutos después la noche amarga la completó Carlos Salcedo al resentirse de una lesión en el hombro, por lo que también tuvo que ser relevado.
Por México: Guillermo Ochoa, Nestor Araujo (D. Reyes / C. Salcedo / E. Álvarez), Hugo Ayala, Héctor Moreno, Jorge Hernandez, Omar Govea (J. Molina), Andrés Guardado (R. Jiménez), Rodolfo Pizarro (M. Layún), Carlos Vela, Javier Hernández, Hirving Lozano.
Por Croacia: Kalinic, Vida, Corluka, Pivaric, Vrsaljko, Badelj, Rakitic, Kovacic, Rebic, Pjaca y Kramaric.

 

TAGS EN ESTA NOTA: