Una reunión de Emmanuel Macron, presidente de Francia, con miembros de su gobierno fue interrumpida cuando el perro del mandatario orinó en una chimenea del Palacio del Elíseo.

El incidente ocurrió este domingo en una sala dorada y con candelabros en la residencia presidencial y fue transmitido por el canal francés LCI.

El presidente en cuanto vio a su perro, una cruza de labrador y griffon, orinar en la chimenea le dijo a los ministros que “estaba haciendo algo bastante excepcional”.

Nemo fue adoptado en agosto por el mandatario y su esposa Brigitte. Eligieron el nombre en honor al capitán de “20 mil leguas de viaje submarino” de Julio Verne.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...