El sacerdote Raúl Ocampo celebró, en compañía de familiares y feligreses, sesenta años de servicio a la iglesia católica. El padre es párroco en la capilla de la Sagrada Familia y tras todos estos años de servicio, se ha ganado el cariño de las personas que ahí acuden, quienes llegaron felices al festejo, organizado por Lidia Alfaro. 

Los invitados degustaron un exquisito menú, el cual consistió de pollo al chipotle con  papa al horno, así como cerdo al tamarindo con rollitos de verdura; después de la comida, los invitados cantaron Las Mañanitas y el padre partió los deliciosos pasteles y gelatinas que había en su honor. 

La celebración fue amenizada por música, más tarde llegó un mariachi entonando Las Mañanitas y continuó interpretando melodías del gusto de los presentes. 

El sacerdote aseguró sentirse feliz y bendecido por todo este tiempo de servir a Dios, así como por todo el cariño que la gente le demuestra todos los días en la capilla.

 

Por: Brenda Camacho