Que la viabilidad es una verdadera falacia en Cuernavaca y en el estado es una realidad; ahora, como las autoridades ya no saben cómo sacar dinero, acaban de inventar un nuevo reglamento para ver cómo sacan más recursos a los pobres ciudadanos. No son capaces de hacer una central camionera y sacar a los camiones foráneos del centro y, desde luego, aparte de morder, los “tamarindos” de moto sólo se dedican a extorsionar. Así que ahora, con el nuevo reglamento, ya se frotan las manos por la perspectiva de obtener las mordidas más caras.
Mire usted, para que sea precavido: las multas para uso de perifoneo 1,775.28 pesos; uso de pantallas a vista del conductor $1,911.84; transportar a un menor de doce años en los asientos delanteros $2,048.40; transportar personas en el exterior de los vehículos $3,414.00; no utilizar cinturón de seguridad conductor y pasajeros, $3,414.00; no ceder el paso a los peatones $3,072.60; y no ceder el paso a menor de edad $3,414.00.
No obedecer una luz preventiva $4,438.30; no obedecer una luz roja $4,779.60. Como podemos ver, para la gente normal que no gana como los del gobierno, es realmente caro. Si eso es para que haya mejor circulación, esperemos que sean parejos, porque a ruteros y a taxis nadie les dice nada y hacen lo que quieren enfrente de los policías.
Las motos, por circular con las luces apagadas, pagarán $682.80; falta del casco del conductor y pasajero $2,048.40; conducir con un pasajero menor de 12 años como pasajero $2,799.48; circular sobre las banquetas $2,799.48; transportar un pasajero entre el manubrio y el conductor $1,775.28 a los ciclistas. Como podemos ver, no se les escapa nada y si se llevan a cabo parece que habrá “orden”.
Pero sigue la cosa con el mantenimiento y buen estado del vehículo, o sea que para conducir hay que tener el vehículo en buen estado, y el parabrisas roto o estrellado que afecte la visibilidad se multará con $2,799.48; transitar con el vehículo en malas condiciones mecánicas $1,024.20; no contar con limpia parabrisas o que no funcionen $1,024.20; no contar con espejos retrovisores $1,024.20; no contar con llantas en buen estado $1,024.20; no tener frenos en buen estado $3,072.60; portar topes o tumba burros $2,048.40; utilizar polarizados $2,048.40; no contar con extinguidor $682.80; no portar llanta auxiliar $1,024.20; falta de herramienta complementaria $819.36; no contar con señalización de emergencia $4,096.80. Así que todos los pobres no podrán tener una carcachita o no les conviene usar la que ya tienen, pues todo va ser motivo de multa o mordida.
También “pondrán orden” sobre aliento alcohólico, ebriedad o consumo de drogas y vienen así: abordar transporte en estado de ebriedad $2,048.40; dar positivo en el test de alcoholemia, superando 40, $4,096.80; conducir en estado de ebriedad $4,438.20; conducir en estado de ebriedad y que se hayan causado daños $4,779.60; a los operadores del transporte público que conduzcan en estado de ebriedad $5,121.00; dar positivo en el test de alcoholemia, superando 50, arresto de 24 a 36 horas. Estos últimos me parecen muy bien, pero sigue conducir con las luces apagadas después de las 18 horas $2,799.48; faros distintos a los de fábrica $2,048.40; y sin luces de frenado $4,799.60.
Como puede usted ver, la cosa está bastante carita, pero al parecer quieren meter orden; sólo que para ello creo que necesitarían cambiar a todo el personal que anda en motocicletas; no sé cómo le van a hacer los padres que llevan a sus hijos en moto normalmente sin casco y con más de tres personas, o los jóvenes que andan sin casco con gorra y que de manera irresponsable nos rebasan por izquierda o derecha todos los días.
Nadie se opone a que pongan reglas más fuertes y que la circulación sea mejor, pero para ello se deberá de acabar la impunidad en que vivimos, ya que la ley es sólo aplicable a los que no tienen influencia. El alcoholímetro es una buena medida y, a pesar de que va a hacer rico a Uber, es muy conveniente. Hacen falta las multas a las señoras que hablan por teléfono mientras circulan, de por sí hay muchas que manejan mal y luego hablando por teléfono… También sería conveniente sancionar a las que se paran en triple fila para que se suban los niños, sin importarles lo que los demás tengan que hacer y hay que esperar a que terminen y marquen el siguiente telefonazo para continuar circulando.
Pero lo más importante será que metan al aro a taxistas y ruteros y además realicen una campaña de no dar mordidas. Hay una iniciativa de los jóvenes de Coparmex de Guadalajara que se llama “Yo no doy mordida” y que sería extraordinario que la echaran a andar, porque si no, los ganones serán los mordelones y no el gobierno.
Por lo pronto, póngase vivo, porque lo multan; y al principio verá usted que entran más “perros”; así que tenga cuidado, ya que hoy entró en vigor y la neta nadie sabía nada, pues para la difusión de este tipo de cosas no hay dinero, sólo lo hay para decirle mentiras a la ciudadanía. ¿No cree usted?

 

Por Teodoro Lavín León

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...