compartir en:

Salió humo blanco en el PRI morelense y se llega a un acuerdo de unidad, por lo que el próximo 4 de agosto tomarán protesta de sus respectivos cargos de presidente y secretaria general del PRI, Alberto Martínez y Maricela Velázquez Sánchez, luego de que el Comité Ejecutivo Nacional, con el respaldo de los otros 15 aspirantes, se convirtieron en la planilla única y de unidad que acudió a registrarse a las oficinas del tricolor, que se ubican en Amacuzac y Yucatán, en la colonia Vista Hermosa, como lo estipuló la convocatoria que emitió el CEN.
La nueva dirigencia estará a cargo por un periodo de cuatro años y representa a los dos grandes grupos del priismo que han detentado el poder durante los últimos tiempos, el de Amado Orihuela y el de Maricela Sánchez. ¿Que si es bueno o malo?, no creo que sea uno mejor que el otro después de que ambos grupos fueron acusados de haberse vendido al gobernador Graco Ramírez.
La sorpresa entre la ciudadanía se dio cuando el ejecutivo, que prometió desbaratar al PRI, se encontró como el principal invitado en el aniversario de la central campesina priista, la CNC, que lidera gente del ex candidato gubernamental Amado Orihuela, grupo del que forma parte el ex coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en el Congreso y que será el presidente del organismo político, quien anunció que solicitará licencia al cargo de diputado de forma definitiva y mandará llamar a su suplente, a efecto de que se constituya en un dirigente priista de tiempo completo para cumplir con el primer objetivo que es el de recuperar la gubernatura de Morelos. Adelantó el discurso de siempre, diciendo que la próxima dirigencia estará cercana a la gente; es decir, trasladarán sus oficinas a las calles, a los municipios, y buscarán que sea un partido cercano a la gente y a la militancia para lograr articular una estructura que siempre ha estado, pero que en los últimos años se mantuvo dormida.
El dirigente que tomará protesta el 4 de agosto junto a su compañera de fórmula, Maricela Velázquez Sánchez, adelantó que él es gente de trabajo y viene desde abajo, por lo tanto conoce y sabe de la situación en la que se encuentra actualmente el PRI, y por ello buscan con humildad mantener la unidad que no se ha logrado en los últimos años, para recuperar los espacios que les han arrebatado por las divisiones y confrontaciones que se habían generado al interior del partido; que ya están desde antes trabajando con la gente, con los sectores y organizaciones del PRI, para fortalecerlo y hacerlo ganador, dejando de lado las confrontaciones, las divisiones y las acusaciones, puesto que hoy en día han decidido mantener la unidad y todos los aspirantes han formado un equipo para engrandecer al Revolucionario Institucional.
Su relación con el gobernador Graco Ramírez, dijo, es de cordialidad y no va a pasar “otra situación, porque somos oposición, lo que habrá que ver y hay que estar muy pendientes”. Y se expresó con las frases ya conocidas de todos los que asumen un cargo: “Lo que nosotros haremos será trabajar intensamente para recuperar esa confianza que no la ha habido tampoco en el gobierno de Morelos”.
Esperaremos y veremos, porque el PRI está en el hoyo, deshecho, y si está vendido, ya vale un cacahuate desde ahora. ¿No cree usted?
Pese a la declaración del presidente municipal, en la que acusa al diputado Jaime Álvarez de haberle ofrecido 80 millones por la concesión durante 20 años del manejo del alumbrado público de Cuernavaca, y la aseveración de haberse negado, así como la queja constante del propio alcalde de Cuernavaca de falta de recursos, el Ayuntamiento de Cuernavaca gastó durante el primer semestre del año más de mil 66 millones de pesos. Las mayores erogaciones correspondieron a gastos de personal, lo que es un exceso.
De acuerdo con la información de los estados financieros del municipio, cuyo Cabildo aprobó por unanimidad el corte de caja para junio, y el segundo trimestre de 2017, la cuenta de gastos personales de la presidencia municipal supera los 11.2 millones de pesos; del monto total, cuatro millones 886 mil pesos corresponden a sueldo base, 2 millones 663 mil a compensaciones y 210 mil pesos a productos alimenticios para personas, erogaciones que deberían ser explicadas a la ciudadanía, porque hay mucha queja, pero 11 millones en seis meses es una buena cantidad.
Sólo en dietas para los regidores -lo que es el colmo- el Ayuntamiento ha gastado 11 millones 031 mil 552 pesos, durante el primer semestre del año, cantidad adicional a los más de cinco millones 508 mil pesos que se erogaron en compensaciones a los mismos, en ese periodo.
También se pagó a la cuenta de regidores en el presupuesto un millón 56 mil pesos en gastos de representación y cinco millones 400 mil pesos al personal permanente. Para gastos de personal en la Sindicatura, el Ayuntamiento erogó seis millones 800 mil pesos. Dicha cantidad contrasta con los apenas cinco millones de pesos que el municipio presupuestó para bacheo, de los que mantiene sin devengar dos millones 731 mil 360 pesos. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin