compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- No llegó el milagro que la familia Pineda González esperaba para su pequeño hijo, quien ya falleció.
Semanas atrás, Diario de Morelos compartió el caso de Óscar, un bebé quien a los dos meses de nacido se debatía entre la vida y la muerte, debido a que solo tenía 10 centímetros de intestino.
Evelyn González, mamá del pequeño, compartió que a los pocos días de nacido notó problemas en la salud de su bebé, por lo que de inmediato lo llevó al médico. En el Hospital del Niño y el Adolescente Morelense (HNAM), el pequeño fue intervenido quirúrgicamente y le quitaron el instestino, sólo le quedaron 10 centímetros.
El pronóstico de vida del bebé era reservado, los médicos le informaron a los familiares que sus esperanzas de vida era pocas debido a su grave estado de salud, por ello en el HNAM dieron atención psicológica a los padres y a su hermano mayor para prepararlos para lo que pudiera suceder.
El milagro que esperaba la familia Pineda González no llegó, no tener el intestino impedía que el pequeño Óscar pudiera comer con normalidad, por lo que tenía un catéter por el cual se alimentaba y le daban medicamento, lo que lo obligaba a permanecer hospitalizado.
A pesar de que sus padres sabían que el pronóstico de vida era desalentador, confiaban en que su salud podía ir mejor, sin embargo, hace unos días falleció; “es un momento difícil, uno no está preparado para la muerte y menos cuando se trata de los hijos”, comentó Evelyn González.
Destacó que a pesar de las muestras de cariño y el apoyo de la familia, el dolor por la pérdida del pequeño Óscar es irreparable; “no hay palabras, ni nada que haga disminuir lo que siento, mi hijo se ha ido”.
Pese al dolor, está consciente que debe tener fortaleza para sacar adelante a su hijo mayor, quien a pesar de su corta edad también ha resentido todo lo que está sucediendo.

Un problema de salud que no pudo superar
Derivado de una intervención quirúrgica, el pequeño Óscar se quedó con sólo 10 cms. de intestino.

Dolor. Evelyn González con su pequeño Óscar, quien ya descansa en paz.

Por: Marcela García / [email protected]