Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon productos innovadores de alto contenido nutricional, como mermelada, chorizo y licor, elaborados con hongos.

En un comunicado, se precisó que este proyecto considera también el uso integral de algunas especies comestibles de hongo, con el fin de utilizar los recursos naturales, y ofrece una alternativa económica a agricultores.

Se informó que lo anterior es resultado de un proyecto de investigación sobre el uso integral de algunas especies de hongos comestibles, con el objetivo de darles un mayor valor agregado.

El desarrollo lo hizo un grupo de especialistas del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Durango, encabezado por el catedrático Néstor Naranjo Jiménez.

Señaló que desde hace seis años se trabaja sobre este tema y, actualmente, cuenta con la colaboración de los académicos José Natividad Uribe Soto, Norma Almaraz Abarca y José Antonio Ávila Reyes, así como los estudiantes Laura Anabel Paez Olivan y Jaime Herrera Gamboa.

Comentó que la recolección de hongos es una actividad profundamente arraigada en la cultura de las comunidades indígenas y campesinas; sin embargo, su venta en fresco no les reditúa muchas ganancias, por lo que es necesario desarrollar presentaciones más atractivas para incrementar su comercialización.

“Lo que se busca es ofrecer una alternativa económica para los habitantes de las áreas rurales y forestales de la región”, indicó el catedrático.

Precisó que los factores que deben revalorarse para apreciar los hongos como alimento son su consistencia carnosa, fácil digestión, valor nutritivo y exquisito sabor. Además, contienen biomoléculas con actividad antioxidante y medicinal y poseen pocas calorías.

“Están constituidos de 86 a 88% de agua; 3 a 5% de hidratos de carbono, 0.2 a 0.3% de grasas y de 0.8 a 1% de minerales, además tienen un contenido de proteínas que va de 7 a 27% de su peso seco, el cual varía de acuerdo con la edad y la especie”, precisó.

Explicó que con base en diferentes estudios de laboratorio, así como de campo, resultó apropiada la fabricación de mermelada, chorizo y licor, con lo que se logra dar valor agregado a algunos tipos de champiñón, como el de la especie agaricus, así como a las setas pleurotus, lo cual puede ser una posibilidad económica para los cultivadores en comunidades económicamente deprimidas.

Mencionó que una vez elaborados los productos, se sometieron a una muestra visual y de degustación para conocer qué tan atractivos a la vista y al paladar resultaban.

Detalló que con respecto al licor se pidió que la presentación fuera en varios sabores, por lo que se han sacado variaciones, como uva, piña, guayaba y naranja. Detalló que el chorizo se elaboró en dos presentaciones, con grasa vegetal y animal.

TAGS EN ESTA NOTA: