Por primera vez en la historia el gobierno del Estado reconoció y pidió disculpas por haber violado los derechos de una persona con capacidades diferentes.

Este lunes el gobierno de México pidió perdón públicamente a Arturo Medina Vela, joven que tiene una discapacidad psicosocial e intelectual, tras haberlo privado de su libertad por cuatro años sin pruebas sólidas en su contra.

Arrestado en 2011 por la policía en la Colonia Morelos, en CDMX, el joven de entonces 21 años fue acusado de robar un vehículo junto con otros 4 jóvenes, la policía argumentaba que existían pruebas registradas por las cámaras de seguridad colocadas en la zona; a pesar de que la madre del joven, Judith Medina, presentara documentación que confirmaba la discapacidad que padecía su hijo, además de explicar que ella le había prohibido a su hijo conducir, y por lo tanto él no sabía hacerlo.

Arturo Medina fue el único del grupo de jóvenes que pasó cuatro años en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial, declarado como inimputable por el juez del Noveno Penal Federal, por padecer “un trastorno social de la personalidad y posible retraso mental superficial”.

Ante esto su caso fue enviado al Comité sobre los Derechos de las personas con Discapacidad de la ONU y en el año 2019, la organización exigió al Gobierno mexicano un reconocimiento público de que se violaron sus derechos, considerando que se le restringió su derecho a un debido proceso en igualdad de condiciones, no pudo acceder a la justicia ante la autoridad judicial de la CDMX y en el proceso sufrió un trato degradante por parte de las autoridades.

Alejandro Encina, subsecretario de Derechos Humanos, fue el encargado de realizar el acto. “Arturo Medina Vela fue sujeto de violaciones graves a sus derechos humanos que hoy debemos reivindicar. Queremos reconocer el enorme esfuerzo que tanto tú, Arturo, como tu familia han realizado a lo largo de 10 años en la búsqueda de una reivindicación de sus derechos. Por eso, a nombre del gobierno de México, te ofrezco una disculpa sin condición alguna por los hechos que te afectaron a ti, a tu mamá, a tu familia. Una disculpa pública por el trato degradante que significó la forma en que la autoridad de procuración e impartición de justicia de la Ciudad de México incurrió en tu agravio hace una década ”. Judith Vela, madre de Arturo, ha aceptado las disculpas del Estado mexicano, pero ha asegurado que “también es necesario recordar y tomar conciencia de que existen muchos casos como el de Arturo”, expresó el subsecretario.

Este acto ahora está considerado como un "hecho histórico" por Documenta AC, una organización civil que se encarga de luchar por los "derechos humanos de las personas privadas de la libertad, en conflicto con la ley y con discapacidad psicosocial o intelectual" y la cual fue responsable de hacer llegar el caso ante la ONU.

Por su parte Encinas resaltó que este hecho funciona como un llamado urgente al Gobierno de México, pues el caso de Arturo no es el  único en el país, y es preciso que todas las millas de personas con alguna discapacidad en el país pueden tener una garantía al acceso a la justicia del país.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado