A un mes del sismo, Jiutepec trata de levantarse. Diario de Morelos realizó un recorrido en el ex Convento franciscano y Parroquia de Santiago Apóstol, ubicado en la calle 20 de noviembre, de este municipio.
El reloj del zócalo marca las 11:00 horas; con la melodía de las campanadas, el ruido se mezcla con la feria de empleo instalada en el Zócalo y el canto de los pájaros, pero a unos pasos, reina el silencio, un silencio sepulcral testigo de los daños causados por la violenta sacudida registrada el 19 de septiembre, que inició a las 13:14 horas.

Este ex convento fue el inmueble que sufrió los mayores daños en el municipio, el cual ya se encuentra censado por el INAH, a la espera de su reconstrucción. Sin embargo, aún no ha tenido intervención por parte de las autoridades federales.
Elementos de Seguridad Pública custodian las instalaciones, para evitar saqueos.

La torre se vino abajo, y los escombros aún permanecen en el atrio del lugar. En el sitio sólo es posible ver personal de mantenimiento de los jardines del atrio.
Uno de los integrantes es Juan Filemón, quien narra cómo vivió el sismo el mes pasado.

Comenta que ya había terminado de sus labores cotidianas, cuando comenzó la sacudida y fue testigo de cómo se derrumbó la torre.
Asegura que personal del INAH ha venido en diversas ocasiones para revisar el inmueble.
Asimismo, indica que las misas se están realizando en una sede cercana al ex convento, pues no es posible realizar las homilías dado los daños causados.