compartir en:

Todo parece indicar que el estrés genera consecuencias mucho peores de lo que pensábamos. Un nuevo estudio asegura que existe una relación entre el estrés y el avance del cáncer. Científicos de Monash University en Melbourne, Australia, encontraron que el estrés acelera la propagación del cáncer en el cuerpo.

Los investigadores pusieron ratones en espacios confinados para simular el estrés que sienten los humanos y luego los analizaron para medir el avance del cáncer de mama. Los resultados fueron muy claros.

"Puedes ver un avance seis veces mayor del cáncer en los ratones estresados, en comparación con aquellos que pertenecieron al grupo de control", dijo la Dra. Caroline Le, quien trabajó en el estudio.

La razón detrás de esto parece ser que el estrés estimula la metástasis o expansión del cáncer de un órgano o una parte del cuerpo a otra que no se encuentra directamente conectada.

"El estrés manda una señal al cáncer que permite a las células cancerígenas escapar de los tumores y extenderse por el cuerpo. El estrés funciona como una especie de fertilizante y ayuda a que el cáncer colonice otros órganos", dijo la autora líder Dra. Erica Sloan.

El estudio encontró que el estrés convirtió el sistema linfático en una "súper autopista", la cual transporta el cáncer por todo el cuerpo a alta velocidad. Sin embargo, tenemos una esperanza: los beta bloqueadores parecen detener este efecto, ralentizando el avance del cáncer, como si existiera una barrera en el camino.

Este reporte es un ejemplo más de cómo nuestro ritmo acelerado de vida nos vuelve vulnerables a los problemas de salud. Se sabe que el estrés eleva la presión sanguínea e incrementa el riesgo de sufrir ataques, además, un estudio reciente sugiere que el estrés crónico puede dañar el cerebro e incrementar el riesgo de sufrir enfermedades psiquiátricas.

Es hora de que eliminemos el estrés de nuestras vidas si queremos evitar este tipo de problemas.