El Estado no negocia la aplicación de la ley, aseguró la Secretaría de Gobernación al referirse a los acuerdos que realizó el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza para evitar el asesinato de candidatos.

Con relación al tema del Obispo de Chilpancingo, vi declaraciones en medios, no conozco el contexto. Desde luego se ha estado en contacto con la conferencia del Episcopado Mexicano y con el Arzobispo Primado de México. Habrá cuál es el contexto en el cual refiere estas declaraciones. Lo que es un hecho es que el gobierno mexicano no negocia la aplicación de la ley y no hay posibilidad alguna de que eso ocurra”, dijo el titular de Gobernación.

La dependencia reconoció que hay un problema de seguridad en esa entidad; sin embargo, por lo que se debe ingresar a la zona para detener a los generadores de violencia.

No es un tema de dubitativo, las leyes se acatan y se cumplen. Si tenemos un problema en Guerrero, sí ha habido temas confabulándose en materia de seguridad, sí ha habido ejecuciones en una zona cercana a Chilpancingo, que es Chilapa.

"Sí tenemos obligación de entrar a estos lugares y aplicar la ley, no el uso desmedido de la fuerza, sino poner a disposición del juez a quien la haya infringido”, agregó.

Al finalizar la Inauguración de la Sala Jorge Carpizo en Museo las Constituciones, el funcionario dijo que se tiene identificado al grupo que genera violencia en la zona.

"Tenemos identificado el grupo que generó violencia y creo que en la medida en que todos tengamos oportunidad de cumplir la ley, todos generamos gobernabilidad. Cualquier institución de seguridad pública, privada o instituciones sociales, contribuyen a la gobernabilidad del país, y en la medida en la medida en que sea”.