Como bien dice el célebre refrán, el prometer no empobrece. Por eso los candidatos han encontrado el método perfecto para prometer participación ciudadana sin tener que, una vez que llegan al gobierno,  compartir la toma de decisiones. La fórmula radica en crear consejos consultivos ciudadanos sin reglas que garanticen su adecuado funcionamiento. 
En Morelos, si todos  los ayuntamientos y los poderes cumplieran la ley, deberían existir al menos 470 comités ciudadanos dentro de las instituciones públicas. Sin embargo, esto no ocurre así. De acuerdo con un estudio presentado ayer por el Centro de Investigación Morelos Rinde Cuentas, solo opera 48% de los consejos consultivos.  
En el Ayuntamiento de Cuernavaca las normas establecen que deben existir 22 comités, sin embargo, para marzo de 2017 solo funcionaban 10, es decir, 45% de dichos organismos. El caso del Poder Ejecutivo es muy similar. De los 35 comités de participación ciudadana que se encuentran establecidos en las normas solo se comprobó el funcionamiento de 18, lo que representa 51%.
Otro caso son los consejos que, de plano, aunque están establecidos por una ley o un reglamento, jamás han sesionado. Por ejemplo, desde 2012 el Reglamento de anuncios de Cuernavaca señala que debe establecerse un comité de anuncios, sin embargo, éste nunca se ha creado. Otro caso es el órgano de participación ciudadana de la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización del Estado de Morelos, que desde 2015 se debió constituir y aún no se hace.
Eso no significa que los que consejos que funcionan lo hagan correctamente, pues solo 32% de los comités cuenta con un reglamento de funcionamiento que estipule asuntos básicos como un calendario de sesiones,  el levantamiento de actas de la sesión, la duración de la representación, la forma de ser elegidos, sus responsabilidades, etcétera.  
Por si fuera poco, únicamente 20% de los consejos ciudadanos del Ayuntamiento de Cuernavaca y del Poder Ejecutivo se integra a través de convocatoria pública, en el resto, los ciudadanos que participan son invitados por algún funcionario. Esto, obviamente, deja fuera a mucha gente capaz que podría aportar, pero que simplemente no conoce al funcionario que tiene la facultad de invitar a quien considere útil. 
Otro tema es que estos comités no tienen la difusión adecuada. Las páginas de internet de las instituciones públicas, a pesar de ser una obligación de transparencia, no mencionan sus consejos de participación ciudadana. Las autoridades ocupan ese espacio para difundir sus cuentas de redes sociales en vez de mencionar los consejos ciudadanos que existen en sus dependencias y el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística (IMIPE) lo califica como correcto. Incluso, el propio IMIPE hace lo mismo, pues a pesar de que la ley establece que tiene que tener un consejo ciudadano, en la sección de participación no lo menciona.
Ante este panorama, Morelos Rinde Cuentas propone incluir un capítulo en la Ley de Participación Ciudadana que norme de la siguiente manera el funcionamiento de los más de 470 comités consultivos ciudadanos que deberían funcionar en Morelos: 
Primero. Que el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC) realice las convocatorias y selección de los ciudadanos garantizando imparcialidad y transparencia eligiendo a los mejores perfiles ciudadanos.
 Segundo. Sanciones a quienes no constituyan sus órganos colegiados con participación ciudadana.
Tercero. Respetar el principio de paridad.
No basta con lograr un consejo ciudadano, hay que cuidar cada detalle de su funcionamiento para verdaderamente lograr el objetivo. Recuerden, el diablo está en los detalles. 
 

Por: Vera Sisniega / www.verasisniega.org

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...