El altar a los muertos

 



 

Una costumbre muy pintoresca se vive año con año en noviembre dentro de las casas y panteones de todo el país para celebrar el Día de Muertos. Desde la época prehispánica se veneraba a la Muerte con ofrendas, lo cual se convirtió en una sagrada tradición, donde los vivos honran a los muertos que vienen de visita.

Actualmente, los altares reflejan el amor, el fervor, el trabajo, la dedicación y creatividad con la que los mexicanos rinden homenaje a quienes se adelantan en el camino, lo que se ha convertido en un motivo más para convivir con la familia.

Veneración a los muertos

Las culturas indígenas de los aztecas, mayas, purépechas, nahuas y totonacas celebraron durante más de 3 mil años rituales dedicados a sus ancestros.

Celebración:

1 Noviembre: Día de todos los Santos, Ofrenda a las almas de los niños 

2 Noviembre: Día de los muertos, Ofrenda a las almas de los adultos 

Después de la visita

Se cree que si se prueban los alimentos de ofrenda una vez que el alma ha visitado su altar, estos carecen de olor o de sabor, debido a que el espíritu ha consumido su esencia; también se dice que los anfitriones no pueden comer de su propio altar, pero sí pueden ofrecerlo a quienes visiten el hogar.