El 23 de julio es conocido, desde 1986, como el Día Mundial de las Ballenas y los Delfines. Se celebra con un claro propósito: frenar su caza discriminatoria.