El videojuego ha sufrido problemas de conexión y funcionamiento desde su lanzamiento debido al gran número de usuarios jugando al mismo tiempo.

El viernes a las 11 de la noche en Central Park, Nueva York (Estados Unidos), decenas de personas corrían hacia el interior del parque, abandonando sus vehículos en la carretera y sin mirar atrás. El motivo no era otro que la aparición de un Vaporeon, un Pokémon especial y muy difícil de conseguir, en el recinto. Una imagen que representa a la perfección la fiebre que se ha desatado en el mundo real por cazar estas criaturas en el mundo virtual. Este alud de jugadores llegados de todo el mundo —ya está en más de una treintena de países— ha provocado algo previsible: la caída de los servidores de Pókemon Go. Los servidores del desarrollador del juego, Niantic, no han podido soportar los más de 21 millones de usuarios que quieren entrar a la aplicación al mismo tiempo. Un número récord que en Estados Unidos ya ha superado en uso a Instagram o WhatsApp. Y todo en apenas 10 días.

 

"Niantic se encuentra ahora con un gran problema al que debe dar solución. O bien empieza a instalar nuevos servidores o idea una estrategia para acumular a los usuarios sin que estos se saturen", explica Alfonso Gómez, director del Fun&Serious Game Festival, uno de los eventos de videojuegos más importantes de Europa. La primera solución tiene la complicación de que hay que habilitar estos servidores en puntos físicos donde el desarrollador sitúa los ordenadores que procesan la información; por lo que es más lenta y compleja, ya que no se puede hacer a gran escala.

 

Éxito por sorpresa

La falta de conexión continua ha provocado las quejas de centenares de usuarios que han incendiado las redes sociales. Hasta el punto de que la compañía se ha visto obligada a realizar varios comunicados en su perfil oficial de Twitter para calmar los ánimos. En todos ellos asegura estar trabajando en mejorar el funcionamiento general del videojuego. Lo que demuestra una de las teorías más comentadas entre expertos y usuarios: el éxito de Pokémon Go ha pillado a Niantic por sorpresa. "Ni la propia empresa se esperaba la brutal acogida que ha tenido el videojuego en todas partes del mundo. Propiciada principalmente por el target tan grande de público al que han llegado: desde jóvenes a mayores", explica Gómez.

 

Nota recomendada Cómo funciona la tecnología que usa tu voz como contraseña