El presidente de Rusia, Vladimir Putin, decretó hoy un día de duelo nacional en honor de las 64 personas fallecidas en el incendio en un centro comercial de la ciudad de Kémerovo, Siberia, donde miles de personas salieron a las calles para exigir una investigación sobre lo ocurrido.

El duelo nacional será efectivo mañana miércoles 28 de marzo a lo largo y ancho de todo el territorio ruso y será en el marco del segundo de tres días de luto declarados en Kémerovo por las autoridades locales en honor de las víctimas, muchos de ellos niños.

Conforme al decreto presidencial, las banderas ondearán a media asta en todas las plazas y oficinas públicas de la Federación Rusa, mientras que las actividades festivas serán suspendidas, informó la oficina de la presidencia, el Kremlin.

El alcalde de Moscú, Serguei Sobianin, informó que como parte del duelo nacional, en la plaza Manezhnaya, situada en el centro de la capital, se abrirá un lugar especial para poder honrar la memoria de los fallecidos en la tragedia de Kémerovo.

Al menos 64 personas fallecieron, 40 de ellos niños y adolescentes, y 69 más resultaron heridas por el incendio registrado la tarde del domingo pasado en el centro comercial de Zimniaya Vishnia de la ciudad de Kémerovo.

El incendio, el segundo más mortífero de los últimos 100 años en Rusia, tras el que mató a 153 personas en un club nocturno de Perm, en 2009, habría sido causado por un cortocircuito o las chispas de un fuego artificial, según las investigaciones preliminares.

Un centenar de investigadores están trabajando en el lugar para esclarecer todas las circunstancias de la tragedia, que de acuerdo con el propio mandatario fue causado por "la negligencia criminal".

Durante una visita al lugar de la tragedia, el presidente Putin prometió esta mañana castigar a todos los responsables del siniestro, ya que se supo que la alarma antincendios en el lugar llevaba sin funcionar desde el 19 de marzo sin que nadie se ocupara del asunto, según un reporte de la agencia informativa Sputnik.

Ante los informes sobre una posible negligencia, miles de residentes de Kémerovo se reunieron esta noche (tiempo local) en el centro de la ciudad para exigir una investigación imparcial sobre la tragedia del centro comercial y honrar a las víctimas.

A las 19:00 horas locales (12:00 GMT), cientos de miles de personas se reunieron en la plaza mayor de Kémerovo y en los alrededores de la zona siniestrada, para depositar flores y lanzar globos al aire en honor de los niños fallecidos.

"Estamos preocupados por los rumores que han surgido sobre esta tragedia. Queremos saber el número exacto de víctimas. También necesitamos saber quién es el culpable de lo que sucedió y qué medidas se tomarán", dijeron algunos participantes de las protestas a la agencia de noticias Itar-tass.

El vicegobernador de Kémerovo, Serguei Tsivilev, se puso de rodillas para pedir perdón a los manifestantes, al prometerles que esclarecerá las causas del siniestro, castigará a los responsables y dará con las 38 personas que continúan desaparecidas tras el incendio.

Según la información preliminar, el incendio se desató en la cuarta planta del centro comercial de Zimniaya Vishnia, en la que se ubican las salas de cine y la zona infantil, razón por la que la mayoría de las víctimas mortales y heridos fueron niño