compartir en:
Embed video: 

No es una película de ciencia ficción: a partir de julio de este año podremos ver en el cielo y entre los rascacielos de Dubái decenas de drones que transportarán a personas.

Con el objetivo de disminuir el tráfico terrestre, terminar con la contaminación y agilizar los desplazamientos, la Autoridad de Transporte de la capital de los Emiratos Árabes Unidos introducirá una red de taxis voladores automatizados, con capacidad de llevar a una persona en una pequeña cápsula, sin que esta tenga que hacer nada.

El plan se enmarca en la estrategia de Dubái para incrementar la tecnología sin conductores, que para 2030 espera alcanzar hasta el 25% de los desplazamientos en la ciudad.

El modelo de taxi es el Ehang 184, de fabricación china, y ha estado en pruebas en los últimos meses, con lanzamientos desde la torre Burj al-Arab, la más alta del mundo.

El aparato consiste en una cápsula cerrada con capacidad de alojar a una persona de hasta 99 kilos, y se impulsa por 8 rotores verticales que pueden alcanzar una velocidad de 160 kilómetros por hora, con una autonomía de 30 minutos en una sola carga de batería.

Las autoridades, sin embargo, limitarán la velocidad de los trayectos a unos 90 kilómetros por hora. También es un vehículo completamente eléctrico y sin emisiones.

Funciona a través de una pantalla con GPS en la que el pasajero solo tiene que marcar su destino antes de despegar. El Ehang cuenta también con un sistema de seguridad que, al detectar cualquier riesgo o anomalía, fuerza a aterrizar al aparato en el lugar más cercano.