Actualmente se utilizan vehículos aéreos o drones con fines militares y en otras áreas, como agricultura o el rodaje de películas, estos aparatos son “tripulados” de forma remota.

Se está buscando desarrollar nuevas tecnologías para que estas máquinas vuelen por sí solas, ampliando mucho más el abanico de aplicaciones. Para que esto sea posible, los drones deberán de ser capaces de detectar su entorno y responder a él, alterando su altura y trayectoria de vuelo para evitar accidentes o choques con algún otro objeto en el camino.

Si se lograra la total autonomía de los drones, estos podrían empezar a realizar tareas peligrosas o lejanas para un ser humano, por ejemplo: comprobar que las líneas eléctricas funcionen correctamente, entregar suministros médicos a localidades de difícil acceso, así como en casos de emergencia, recoger y procesar datos desde el aire para un uso preciso y eficiente de los insumos y fertilizantes en el área de la agricultura.

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...